close
close
Secciones
Síguenos en:
Contra el olvido

Contra el olvido

Aún falta mucho trecho para que esa conciencia se traduzca en un cambio de comportamiento.

01 de diciembre 2021 , 08:00 p. m.

Son cientos, miles las mujeres que han sido víctimas de la violencia a lo largo de los tiempos y en todas las latitudes del planeta. Es difícil imaginar su dolor; es difícil aceptar que como humanidad hayamos presenciado tantas violaciones impensables sobre millones de mujeres. Cada 25 de noviembre volvemos a conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Cada noviembre, desde que Naciones Unidas decidió en 1999 declararlo un día especial para crear conciencia. Porque las atrocidades no cesan. Porque no obstante tantas manifestaciones, tantas campañas y conmemoraciones, los abusos contra las mujeres siguen.

(También le puede interesar: Volver)

Las hermanas Mirabal dejaron de respirar el 25 de noviembre de 1960. La policía secreta de la dictadura dominicana de Rafael Leónidas Trujillo las asesinó y botó sus cuerpos por un barranco, haciéndolo parecer un accidente. Su único delito fue luchar activamente contra las violaciones de los derechos humanos que el régimen de Trujillo estaba cometiendo. La historia de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal me estruja el corazón cada vez que la recuerdo. Conocí a Dedé, la cuarta de las hermanas y única sobreviviente, hace unos años en la Feria del Libro de Miami. Me impresionó mucho su elocuencia para transmitirles a los espectadores la tragedia terrible que fue para ella y su familia perder de esa forma a sus hermanas menores, a esas tres jóvenes llenas de sueños y ganas de vivir.

Una de cada tres mujeres ha sufrido alguna forma de violencia durante su vida, según cifras de Naciones Unidas. Menos del 40 % denuncian o buscan ayuda. Con pasmo y admiración leo los testimonios de quienes tuvieron la valentía de romper su silencio y denunciar los vejámenes. Que sus voces contribuyan a que no suframos de amnesia, a que no se nos olvide nunca lo que sufrieron y a evitar que hechos como los que vivieron vuelvan a ocurrir.

Quiero pensar que en algo hemos avanzado: sí hay mayor debate y más conciencia, pero aún falta mucho trecho para que esa conciencia se traduzca en un cambio de comportamiento. Hagamos lo que esté a nuestro alcance: apoyemos a quienes han sido víctimas para que así denuncien, amplifiquemos sus testimonios, rompamos los patrones de conductas y comentarios sexistas que cada día presenciamos a nuestro alrededor. Esa es la única forma de revertir las cifras y rendirles homenaje a las hermanas Mirabal y a quienes, como ellas, han sido víctimas.

DIANA PARDO@Diana_pardo

(Lea todas las columnas de Diana Pardo en EL TIEMPO, aquí)

Más de Diana Pardo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.