¿Sabes qué tan seguro es tu carro?

¿Sabes qué tan seguro es tu carro?

La mayoría de los autos más vendidos en nuestro país no ofrecen condiciones de seguridad adecuadas.

21 de febrero 2020 , 09:24 p. m.

Cuando entramos a un restaurante no preguntamos por la licencia de la Secretaría de Salud. Suponemos está en alguna parte y confiamos en el sitio. Lo mismo con las medicinas que adquirimos en la droguería; suponemos que tienen licencia de la autoridad. Con los carros nos puede pasar lo mismo: confiamos en el vendedor, en la marca, en que el Gobierno tiene regulaciones, en que la industria es responsable y nos vende productos que ofrecen protección.

Tal vez por eso muy pocas personas consideran la seguridad en su decisión de compra. En una encuesta del Centro Nacional de Consultoría para Global Health Advocacy Incubator en 2019, la seguridad del vehículo aparecía como noveno criterio de decisión de compra, detrás de precio, consumo de combustible, comodidad, entre otros factores.

Desafortunadamente, la mayoría de los carros más vendidos en nuestro país no ofrecen condiciones adecuadas de seguridad para sus ocupantes ni para las personas que están afuera de ellos. Si bien la industria conoce el tema, y el Gobierno es consciente de las necesidades de avanzar, los consumidores estamos en la oscuridad.

Los datos técnicos no son alentadores. Colombia solo exige uno de ocho estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud como equipo mínimo. Y en la única medición independiente de la seguridad integral de los vehículos que se comercializan en nuestro país nos va muy mal. Siete de los diez modelos de carros nuevos más vendidos en Colombia en 2019 tenían entre cero y dos estrellas en los ensayos independientes que realiza Latin NCAP. Esto significa que en un choque frontal los ocupantes podrían tener heridas fatales (el protocolo técnico de la prueba indica una velocidad de 64 km/h). La mayoría de los carros vendidos en Colombia tampoco ofrecen equipo de seguridad estándar que se pide en otros mercados, como el control electrónico de estabilidad.

Colombia cuenta con algunos reglamentos técnicos para elementos como frenos, llantas, vidrios, sistemas de sujeción y bandas reflectivas. Estos reglamentos incorporan la posibilidad que los fabricantes aporten certificados de conformidad con estándares de otros países. Sin embargo, nuestros reglamentos técnicos no necesariamente corresponden a estándares internacionales. Según Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP, los reglamentos en América Latina están atrasados veinte años respecto a los europeos. ¿Qué podemos hacer?

En la iniciativa #CarrosMásSeguros, lanzada el 14 de febrero pasado, priorizamos el conocimiento de los consumidores para exigir mejores condiciones de seguridad. Decimos que “saber te da poder”, el poder de conocer como primer paso la seguridad vial. Animamos al Gobierno a avanzar en mejores estándares, y sabemos que eso toma tiempo y una gran cantidad de discusiones técnicas, pero urge tomar decisiones con impacto directo en salvar vidas. Es por eso que esperamos que Colombia, a través del Congreso, adhiera al Foro Mundial de Armonización de la Reglamentación de Vehículos WP-29, y de esa forma contemos con los mínimos que se piden en muchas partes del mundo. Los colombianos no merecemos menos, y no debemos exigir menos.

Mientras tanto, y considerando que el mercado automotor es muy dinámico, queremos dar información adicional a los consumidores y que ellos tomen mejores decisiones de compra. La expectativa de la industria y de los comercializadores es que se vendan cerca de 280.000 vehículos en 2020. En las condiciones actuales, estos carros tienen el potencial de estar envueltos en 1.800 siniestros con fatalidades. Si sus condiciones de seguridad son mayores a las que nos ofrecen hoy, este número se puede reducir drásticamente. La industria ha demostrado que puede hacer carros más seguros en las regiones que así lo exigen, de la misma manera lo puede hacer en Colombia.

Un estudio del BID publicado en diciembre pasado indica, por ejemplo, que si todos los vehículos en Colombia tienen control electrónico de estabilidad, se podrían salvar 1.200 vidas. Un número nada despreciable.

Por eso animamos a los consumidores a preguntar por lo menos tres cosas:

1. ¿Tiene el carro que compra los elementos obligatorios exigidos en Colombia: cinturones de seguridad de tres puntos, bolsas de aire frontales, frenos antibloqueo y apoyacabezas?

2. ¿Cuenta el vehículo con elementos opcionales claves para mejorar la seguridad como el control electrónico de estabilidad, alarma de choque frontal y sistema de fijación de sillas infantiles Isofix?

3. ¿Cuál es la calificación del carro en las pruebas independientes de Latin NCAP que verifican su desempeño integral?

El dummy que se utiliza en las pruebas de choque de carros no tiene la posibilidad de elegir, nosotros los consumidores sí. Queremos carros más seguros y queremos información transparente sobre los productos que nos ofrecen. Es un derecho. Si elegimos bien podemos salvar nuestra propia vida, la de nuestra familia y la de personas fuera del vehículo. Saber nos da poder.

Darío Hidalgo
Director de la Iniciativa #CarrosMásSeguros, más información en carrosmasseguros.org

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.