Prudencia y el casco

Prudencia y el casco

Bienvenida también la provisión de infraestructura segura y el control a comportamientos riesgosos.

18 de junio 2019 , 07:00 p.m.

Como parte del proceso de divulgación del proceso de modernización semafórica que por fin avanza en Bogotá, la Secretaría de Movilidad lanzó un concurso para escoger el nombre del nuevo ícono femenino de cruce peatonal en nuestras señales de tránsito. La semaforización inteligente permitirá coordinar mejor los tiempos de las intersecciones, detectar y actuar los semáforos en tiempo real de acuerdo con las condiciones de tráfico, cambiar las luces por led de menor consumo energético e instalar más señales para peatones y bicicletas. En fin, busca mejoras en movilidad (hasta 30 % en reducción de tiempos perdidos, dice SDM) y seguridad vial (más cruces seguros para actores vulnerables). Esto es un avance esperado hace más de 20 años y que había fracasado en múltiples oportunidades.

La peatona (por ahora sin nombre) es un símbolo muy interesante de la transformación. Da presencia a la mujer en el espacio público (una especie de empoderamiento) y distingue a la ciudad de forma similar que el oriente de Alemania con sus íconos peatonales. A muchos les parece una bobada, pero creo que es un cambio simbólico positivo, y los símbolos tienen gran poder, como lo ha demostrado el senador Antanas Mockus. Los nombres propuestos son sugestivos: Cachaca, Luz, Rola, Electra, Tránsito y Prudencia. Aun sin terminar el conteo de votos, que sigue abierto en la web y en la calle, todo parece indicar que el nombre será Prudencia (más del 30 % de los votos en la web y en la calle).

Es un nombre bonito, relacionado con buenos comportamientos en la vía. Creo que manda una señal positiva, pero no se debe limitar a prudencia de peatones. Estamos demasiado acostumbrados (muchos desde la comodidad del carro) a culpar a los peatones de los incidentes y normalizar la muerte ‘por cruzarse donde no es’. Cruzarse por sitio indebido (en inglés ‘Jaywalking’, que es bastante peyorativo) es un invento de la auto-movilidad. Antes del carro, cruzarse por cualquier parte era lo normal; la ingeniería de tráfico para mover carros, los propios fabricantes de automóviles y el control policial, para favorecer su circulación, volvieron el cruce peatonal ‘por lugares no designados’ una contravención en aras de una mal entendida seguridad vial.

Y otra prudencia discutida en redes en los últimos días es la del uso de casco por parte de los ciclistas. Es conveniente, protege de caídas a baja velocidad; pero en Colombia no es obligatorio

Gracias al impulso de Visión Cero y de la Aproximación de Sistemas Seguros, este entendimiento ha cambiado en países de la Ocde: ya no se culpa al peatón por imprudente, se generan condiciones de cruce seguro, se gestiona la velocidad de los automotores de acuerdo con el entorno, se exigen vehículos que cumplen condiciones mínimas de seguridad y frenado, y que cuentan con un diseño que reduce los daños a personas en caso de atropello, y se prioriza el castigo a conductores que ponen en riesgo a todos los demás excediendo la velocidad.

Por eso podemos aprovechar la escogencia del nombre de la peatona de los semáforos para enviar un mensaje de prudencia a todos los actores viales, no solo a los peatones. Prudencia conductora, Prudencia motociclista y, también, Prudencia ciclista y Prudencia en patineta. Y como ya vienen las cámaras salvavidas, la Secretaría de Movilidad puede aprovechar para decir que las Prudencias no reciben fotocomparendos, circular les sale gratis.

Y otra prudencia discutida en redes en los últimos días es la del uso de casco por parte de los ciclistas. Es conveniente, protege de caídas a baja velocidad; pero en Colombia no es obligatorio, y existen buenos argumentos para que así sea. Un estudio de Lina Quiñones y Carlos F. Pardo revisó la literatura sobre el tema y analizó datos de Bogotá. La literatura indica que no hay un efecto protector neto (Elvik, 2011), que el uso obligatorio de cascos desmotiva el uso de la bicicleta al mostrarlo como algo anormalmente peligroso (Wardlaw, 2002), que los ciclistas heridos tienen menor probabilidad de tener heridas en la cabeza que peatones u ocupantes de carros (Onisr, 2005), y que los países que han penalizado a las personas por usar la bicicleta en actividades cotidianas sin casco no han reducido las tasas de lesiones a la cabeza, a pesar de mayores tasas de uso de casco (ECF, 2014), entre otros hallazgos. Es decir, la evidencia científica no muestra ventajas del uso del casco para la seguridad de los ciclistas. El estudio también muestra, con datos de Bogotá, que no hay una diferencia significativa entre quienes usan casco y quienes no, en cuanto a la gravedad de las lesiones. Según Lina Quiñones, el casco en bicicleta puede proteger en ciertos casos, pero no es la solución mágica que nos imaginamos.

Esto no implica que no sea conveniente usar casco (que lo digan quienes han sufrido caídas con el casco puesto), pero si muestra que no es un factor determinante en la protección de la vida de los ciclistas. Hay otros factores mucho más efectivos: infraestructura segura para circular en bicicleta y gestión de la velocidad de los carros y las motos. De hecho, los países de mayor uso de bicicleta son los más seguros para los ciclistas, explicado más por la infraestructura que disponen y sus políticas de baja velocidad en entorno urbano, que por el uso del casco (el cual es muy bajo en Holanda y Dinamarca, por ejemplo).

Safety in numbers. Cycle mode share v fatality rate and helmet - wearing rate.

Safety in numbers. Cycle mode share v fatality rate and helmet - wearing rate. Fact sheet - European Cyclists' Federation (ECF)

Foto:

European Cyclists' Federation (ECF)

Bienvenida prudencia de todos los actores viales (no solo peatones), pero más bienvenida aún la provisión de infraestructura segura y el control efectivo a comportamientos riesgosos, como la velocidad excesiva de conductores de carro, moto, bus y camión. Bienvenido también el uso del casco para los ciclistas, pero pensar en volverlo obligatorio y dedicar la Policía a perseguir usuarios ciclistas no parece un buen uso de recursos escasos.

Sal de la rutina

Más de Darío Hidalgo

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.