Mujeres imparables en bici

Mujeres imparables en bici

Esta columna está dedicada a las mujeres, con énfasis en las que usan bicicleta de forma frecuente.

10 de marzo 2019 , 12:05 a.m.

Desde 1975, las Naciones Unidas celebran el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, y, aunque todos los días del año debían ser días de equidad, esta fecha nos da la oportunidad para recordar que aún no es así, y nos anima a redoblar esfuerzos para lograrlo. No obstante ser la mitad de la población mundial mujeres (49.556 % en 2017 según el Banco Mundial), las oportunidades de ellas siguen siendo limitadas, lo que afecta el desarrollo global y, en algunos casos, acrecienta la pobreza.

Tenemos menos mujeres en puestos de dirección (de 193 países en el mundo, solo 16 tenían mujeres jefe de Estado en el 2017); menos mujeres en trabajos que incluso pueden desempeñar mejor que los hombres (mujeres eran solo 39 % de la fuerza laboral en el 2018); las féminas ganan menos por su trabajo (la diferencia según Naciones Unidas es de 24 % menos en promedio) y siguen sufriendo abuso en el trabajo y en el espacio y el transporte públicos (dependiendo del país, entre 15 % y 95 % de ellas reportan abuso en transporte público, especialmente en economías emergentes).

Una herramienta muy efectiva para avanzar en equidad desde hace más de un siglo ha sido la bicicleta. La luchadora por el derecho al voto de la mujer Susan B. Anthony, en entrevista con la osada periodista Nelly Bly, dijo en 1888: “Creo que (la bicicleta) ha hecho más por la emancipación de la mujer que ninguna otra cosa en el mundo (…) Le da a la mujer una sensación de libertad y confianza en sí misma. La hace sentir como si fuera independiente (…) allá va, la imagen de la feminidad libre e ilimitada” (en ‘La vuelta al mundo en 72 días y otros escritos’, Nelly Bly).

Efectivamente, desde su aparición, la bicicleta ha sido un instrumento de libertad para la mujer. Annie Londonderry le dio la vuelta al mundo en 15 meses con una bicicleta en 1895. Y desde entonces vemos extraordinarias historias de mujeres en bicicleta. La escocesa Jenny Graham completó un recorrido en bicicleta alrededor del mundo en solo 124 días en 2018, convirtiéndose en la mujer que más rápido ha dado la vuelta al planeta en bici. Tal vez sea la mujer más imparable de las imparables en bici, como también lo es nuestra doble medallista dorada Mariana Pajón, que después de una fuerte lesión volvió a las pistas con la ilusión de repetir su hazaña en los Olímpicos de Tokio en 2020.

Muchas otras mujeres tienen hazañas diarias, pedaleando y promoviendo el uso de la bici. Hace cerca de un año inicié un hilo permanente en Twitter para resaltar mujeres imparables en bici. Como toda lista, tiene errores de exclusión, pero ya suma más de 60 mujeres en todos los continentes. Mi saludo y admiración a todas, y disculpas a quienes aún no he sumado. Algunas historias interesantes allí: la de la ministra Julie Ann Genter, de Nueva Zelanda, que viajó en bici al hospital para tener su bebé; la princesa María de Dinamarca, que lleva a sus hijos en bici a la escuela aún en la mitad del invierno (como la mayoría de daneses); la abuela de 89 años que sigue rodando a su destino en Londres, o las jóvenes del Lyari's Girls Cafe de Karachi (Pakistán), que persiguen sus sueños de equidad en bicicleta.

Algunas de las mujeres en esta lista han sido seleccionadas por la agencia de cooperación alemana GIZ para su primera lista de Mujeres Notables en Transporte, que resalta su liderazgo en avanzar la movilidad sostenible alrededor del mundo.

Si bien es cierto que aún existen grandes distancias para lograr verdadera equidad de género, estas mujeres imparables en bici y todas las demás que no he logrado (ni lograré) registrar, nos muestran todos los días que ese propósito, ese derecho humano, es posible. Mi invitación es a todas las mujeres a seguir pedaleando esa intención y a los hombres a continuar entendiendo y apoyando la idea de que un mundo balanceado por género no solo es lo justo: es mejor, es más sostenible y es más feliz.

Por mi parte, continuaré mi esfuerzo en los entornos en los que estoy. Una idea tomada de Nicolás Estupiñán, del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), es no participar en paneles o conferencias de solo hombres. Siempre hay profesionales y expertas mujeres; vale la pena incorporarlas en el diálogo académico. Como le escuché a Gis Méndez, en México: “No nos podemos dar el lujo de perder la visión de la mitad de las personas que viven en este mundo. No hacerlo es perpetuar la inequidad”. También mi compromiso incluye apoyar más liderazgos femeninos, entornos equilibrados de trabajo, remuneración equitativa y rechazo y denuncia de toda forma de discriminación y abuso. Tengo todavía mucho que aprender y aportar, al lado del extraordinario grupo de Mujeres en Movimiento. Feliz 8 de marzo, todos los días del año.

DARÍO HIDALGO

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.