Secciones
Síguenos en:
Sistema seguro: clave del Plan Global para reducir las muertes viales

Sistema seguro: clave del Plan Global para reducir las muertes viales

El sistema seguro anticipa y acomoda los inevitables errores humanos, diseñando vías y vehículos.

19 de octubre 2021 , 08:00 p. m.

Todas las semanas, todos los días, los medios nos informan de siniestros viales que arrebatan de manera prematura la vida, especialmente de personas jóvenes. Por ejemplo, la triste crónica de la muerte de Esteban Viasus en Engativá, un niño de 10 años “carismático, cariñoso y amiguero”, atropellado en un separador cuando iba a jugar al parque con la bicicleta de un amigo. En el siniestro, resultado del choque de dos vehículos que incumplían la restricción pico y placa, uno de los carros parecía ser conducido con exceso de velocidad, el otro conductor aparentemente se tragó un pare. Hace unas semanas registrábamos la tragedia de Gaira con 6 jóvenes fallecidos y uno gravemente herido, y unos meses atrás el atropello fatal del joven ciclista Julián Esteban Gómez.

(También le puede interesar: Muertes evitables)

Entre enero y agosto de 2021, choques y atropellos han matado 127 menores de 15 años en Colombia (datos ANSV); en 2019 del orden de 93,000 niñas y niños en todo el mundo (datos IHME). El dolor de estas muertes nos debe motivar a la acción, no solo a lamentaciones. Tenemos el conocimiento para cambiar esta situación, y no tenemos ninguna excusa para aplazar acciones. La Organización Panamericana de la Salud publicó un valioso reporte sobre jóvenes e inseguridad vial que dimensiona la gravedad del problema y formula recomendaciones acertadas. En la última década, 20.000 jóvenes entre 15 y 29 años perdieron la vida en siniestros viales en Colombia.

Hace un año, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el segundo decenio por la seguridad vial con la meta de reducir en 50 por ciento las muertes viales entre 2021 y 2030. Esta semana, bajo el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud, se presentó el Plan Global para lograr ese objetivo y apuntarle a cero muertes viales en 2050. El plan recoge los aprendizajes del primer decenio, en el cual fue posible estabilizar la cifra global, pero no reducirla sustancialmente.

La estimación más reciente del Instituto de Mediciones y Evaluaciones de Salud IHME indica que en el mundo fallecieron 1’198,282 personas en siniestros viales en 2019 (más o menos 9 por ciento). La estimación de 2011 era 1’268.433 (más o menos 15 por ciento); es decir, una baja en el valor estimado de 5,5 por ciento entre 2011 y 2019, que no alcanza a ser una diferencia significativa. Lo valioso es que se rompió la tendencia de crecimiento de la década anterior, pero no fue posible cumplir el ambicioso Objetivo 3.6 de Desarrollo Sostenible (reducir 50 por ciento entre 2011 y 2020). A pesar de los esfuerzos, quedamos lejos debido principalmente a la rápida motorización en dos y cuatro rudas de los países de ingresos medios y bajos, y la insuficiencia de las acciones de los Estados, la industria y la sociedad civil.

El sistema seguro reconoce que el transporte terrestre es complejo, con interacciones de infraestructura, vehículos y personas, y pone la seguridad en el centro.

El Plan Global 2021-2031 se basa en el concepto de sistema seguro, que ha sido exitoso en países de Europa occidental y Australia. El sistema seguro reconoce que el transporte terrestre es complejo, con interacciones de infraestructura, vehículos y personas, y pone la seguridad en el centro. El sistema seguro anticipa y acomoda los inevitables errores humanos; diseña vías y vehículos para limitar las fuerzas que causan heridas graves y la muerte; propone responsabilidad compartida de quienes están a cargo del diseño, construcción y mantenimiento de vías y de los usuarios (no se culpa solamente a los conductores, peatones y ciclistas); se compromete con una mejora continua de la infraestructura y de los vehículos; y adhiere al imperativo ético que ninguna muerte vial es aceptable, que todas se pueden evitar (Visón Cero). Indica que no se deben hacer concesiones con otros temas como el ahorro de tiempo o el costo de las intervenciones; es decir, no pone excusas, prioriza la vida y la salud de las personas.

El Plan Global recomienda acciones sobre transporte sostenible multimodal y el uso del suelo compacto, que reduzca la exposición a siniestros, reduzca la velocidad de los vehículos motorizados y priorice a peatones, ciclistas y usuarios de transporte público, por ejemplo, con la reasignación de espacio vial (como propone el proyecto de POT de Bogotá). También incluye pilares de infraestructura, vehículos y usuarios seguros, y atención oportuna a las víctimas después de los siniestros. Estos cuatro pilares ya estaban en el plan del decenio anterior; en este nuevo plan se refuerzan, con un énfasis especial en la adopción de límites de velocidad adecuados para las condiciones de la vía. Siguiendo la declaración del encuentro ministerial de Estocolmo de 2020, propone 30 km/h como velocidad básica en zonas urbanas; indicando que solo deben establecerse límites mayores si se adoptan diseños que protejan a los usuarios vulnerables.

También refuerza la recomendación de adoptar reglamentos de vehículos obligatorios como el control electrónico de estabilidad; asistencia inteligente de velocidad para mantener a los conductores por debajo de los límites de velocidad; sistemas automáticos de llamado electrónico de emergencia en caso de choque (para rápida atención a víctimas); y frenos ABS para carros y motocicletas, entre otros. Asimismo, insiste en programas independientes de ensayo de vehículos para mejorar la información a los consumidores.

Todo lo anterior entre varias acciones de legislación, educación, control, y tecnología; y con apoyo de instrumentos legales de las Naciones Unidas.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial prepara actualmente el plan 2021-2030 para Colombia; los lineamientos del Plan Global son una base muy sólida, adaptándolo a nuestras condiciones y características. Hay también otras acciones en marcha gestión con entidades territoriales, en actividades de promoción y en reglamentos de carros y motos. También está y la oportunidad que el Congreso refuerce la legislación, como la iniciativa de establecer 50 km/h como límite en zonas urbanas (Conduce a 50 vive al 100), o la idea de hacer los reglamentos de vehículos iguales a los establecidos por el Foro Global de Armonización de Estándares Vehiculares #QueremosCarrosMásSeguros. Estas acciones deben ser reforzadas y apoyadas por niveles subnacionales de gobierno, la industria y la sociedad civil, en un marco de responsabilidades compartidas y sin excusas.

No deberíamos seguir registrando muertes como las de Esteban Viasus, Laura de Lima, Juan Diego Alzate, Camila Romero, Rafaela Petit, Eleonil Romero, Camila Martínez, Julián Esteban Gómez, ni las de más de un millón doscientos mil personas cada año en el mundo, y cerca de siete mil en Colombia. Solo cuando el número de muertes viales sea cero podemos hablar de tarea cumplida.

DARÍO HIDALGO

(Lea todas las columnas de Darío Hidalgo en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.