1.401 vidas salvadas al año en Colombia con #CarrosMásSeguros

1.401 vidas salvadas al año en Colombia con #CarrosMásSeguros

Estudio del BID estima ese potencial si se adoptan reglamentos mínimos de Naciones Unidas.

06 de mayo 2020 , 06:06 p.m.

Estamos en crisis global de salud pública, y todo lo que hagamos en contención es bienvenido, basado en recomendaciones de las autoridades y en fuentes fiables. Una vez superada la crisis tenemos la oportunidad de abordar otros temas de salud pública para los cuales la vacuna es conocida. Uno de ellos, el grave número de muertes viales, que desafortunadamente sigue creciendo en nuestro país y la región, y para lo cual sabemos lo que hay que hacer: infraestructura segura, comportamientos seguros, vehículos seguros y atención oportuna a las víctimas.

Ministros de todo el mundo reunidos en Estocolmo, en febrero pasado, (incluyendo a nuestra ministra de Transporte, Ángela María Orozco) recomendaron la meta de reducir las muertes viales en 50 % para 2030 y reafirmaron la validez de la receta que nos hemos negado a adoptar de manera decisiva: visión cero, cero tolerancia a las muertes por incidentes viales. Dos puntos de la Declaración de Estocolmo, que espera ser ratificada por la Asamblea General de Naciones Unidas este año, se refieren a carros más seguros: adoptar estándares internacionales adecuados y que el Gobierno lidere la compra de vehículos más seguros.

En diciembre pasado, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó el informe final del Proyecto Bien Público Regional ‘Apoyo a la implementación de estándares de regulación vehicular en América Latina y el Caribe'. Los estudios compilados en ese informe fueron liderados por Édgar Zamora y desarrollados por Alejandro Furas, secretario general de Latin NCAP; Juan Ramos, consultor en seguridad vial; Kavi Bhalla, investigador de la Universidad de Chicago, y Nicolás Garrido, de la Universidad Diego Portales de Santiago de Chile. Ese estudio tuvo también apoyo de Cepal.

Los estudios del BID analizaron la regulación vehicular en Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, México y Uruguay. Ninguno de los países es firmante del acuerdo de Naciones Unidas sobre estándares vehiculares de 1958. Algunos países de la región han optado por una aplicación parcial y modificada de los reglamentos vehiculares anexos a ese acuerdo, sin contar con certificaciones ni controles adecuados.

Colombia tiene un sistema propio de homologación, que se basa en las regulaciones internacionales, pero no es necesariamente consistente con ellas. Solo uno de los reglamentos se aplica en nuestro país (Cinturones de Seguridad, Resolución SIC 1949 de 2009), pero en la versión de 1998, no en su versión actualizada (ya hay 9 modificaciones, la última de 2018). Para otros aditamentos de seguridad, como llantas, frenos y apoyacabezas, la regulación colombiana exige un reporte de ensayos de laboratorio internacional (de origen) o nacional. Sin embargo, no hay laboratorios nacionales. Para matrícula (o importación) en Colombia no se realiza verificación física de los vehículos con la documentación, ni se realiza ningún tipo de control de conformidad de la producción. Así las cosas, no se puede confirmar si los vehículos nuevos que se venden en nuestro país ofrecen condiciones mínimas de seguridad para sus ocupantes ni para las personas fuera de ellos.

El estudio del BID analiza el potencial en salud pública y el impacto económico de 17 reglamentos vehiculares de Naciones Unidas (14 de seguridad y 3 de medioambiente). De darse una adopción total de las tecnologías analizadas, se estima una reducción general potencial para la región de América Latina y el Caribe de 33.000 (28 %) en las fatalidades cada año. En Colombia, la adopción total de las tecnologías analizadas resultaría en un potencial de reducción de 20,4 % en el número de muertes anuales por siniestros de tráfico: 1.401 vidas salvadas al año. El equivalente a 9 aviones comerciales de 150 pasajeros.

Reglamentos vehiculares de la ONU recomendados en el Estudio de Bien Público Regional del Banco Interamericano de Desarrollo.

Entre las tecnologías estudiadas, la de mayor impacto es el Control Electrónico de Estabilidad (ESC UN-R 140), un mecanismo que usa el computador de abordo y sensores de torque en las ruedas y que, en conjunto con los frenos ABS, ayuda al conductor para evitar derrapes y volcamientos. El ESC reduce muertes de ocupantes por volcaduras en 60 % para automóviles. En América Latina y el Caribe, el ESC tiene el potencial de salvar 22.777 vidas al año (19,4 %); en Colombia, 1.242 vidas al año (18,1 %). Ninguno de los diez carros más vendidos en nuestro país tiene ESC, aunque todos cuentan con ABS y bolsas de aire.

El costo de adopción de estándares mínimos en vehículos que ya se comercializan en la región es del orden de 400 dólares, según Global NCAP, menos de dos millones de pesos por unidad. No parece representar un costo significativo si se trata de proteger al comprador de un carro y su familia. Y la sola idea de pensar que esos estándares son para ciudadanos de otros países y no para nosotros por motivos económicos no es ética.

Además, la introducción de los reglamentos de la ONU tiene un impacto económico positivo en los países de la región. Según el estudio del BID, con la adopción de los reglamentos de la ONU se espera un crecimiento económico adicional de 0,81 % del producto bruto interno 2015 en los países analizados. En Colombia, la adopción de estándares de la ONU tendría un impacto de crecimiento de 0,51 % del PIB 2015 por reducción de costos directos de incidentes viales, y 0,12 % del PIB 2015 por incremento del comercio, para un total de 0,63 % de crecimiento del PIB 2015.

Así las cosas, los Estados y sus administraciones no tienen excusas con sus ciudadanos para no embarcarse en el proyecto de actualización de la reglamentación que conllevaría a incorporar estándares de la ONU. Modificar las preferencias de los consumidores hacia carros más seguros y limpios ayuda a acelerar el proceso de cambio, pero también se requiere avanzar en compromisos de Estado (Gobierno Nacional y Congreso de la República) para adherirse al Foro Mundial para la Armonización de la Reglamentación sobre Vehículos (WP-29). Menor resistencia de los representantes de la industria automotriz nacional ante estos cambios nos beneficiará a todos, incluyendo a la industria.

Darío Hidalgo

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.