El año de la no dieta

El año de la no dieta

Cualquier dieta restrictiva no es saludable. Todo, pero con moderación es el secreto.

11 de enero 2019 , 08:22 p.m.

Usted está entre los primeros en enterarse del más reciente descubrimiento relacionado con uno de los propósitos más repetidos para el nuevo año: perder peso.

Esa intención no es solo una de las más generalizadas, sino uno de los temas más publicados, discutidos y estudiados. La guerra de las dietas que enfrenta a quienes recomiendan terminar con los carbohidratos, como panes, pastas y pizzas, los que ven en las grasas el gran enemigo y los obsesivos defensores de proteínas como pescados, huevos y carnes se ha mantenido por décadas.

El año pasado, por ejemplo, hubo más de 65 millones de búsquedas de dietas a base de proteínas en Google. La obsesión con las proteínas ha dado lugar a un mercado enorme. ‘Si la caja dice ‘Rico en proteínas’, la gente la compra’ es el título de un artículo publicado en The Wall Street Journal.

Comer más fibra, que se encuentra en cereales integrales, pasta y pan (integral, desde luego), así como en nueces, frutas y legumbres, reduce las posibilidades de enfermedades cardiovasculares

Aparte de barras, jugos y batidos enriquecidos con proteínas, ahora se pueden comprar fideos, pan, galletas y hasta café “proteínico”. Incluso, alimentos ricos en proteínas como queso y yogur se venden en versiones potenciadas.

Pero las cosas están por cambiar.

Los carbohidratos, vilipendiados y temidos, le proporcionan glucosa al cerebro, un combustible que necesita para ejecutar tareas básicas y complejas. Cuando las dietas ricas en proteínas y bajas en carbohidratos comenzaron a ganar popularidad, se encontró que la falta de carbohidratos tenía un efecto negativo en el estado de ánimo de las personas. Los carbohidratos –que no son solo productos procesados, como pizza y pan blanco– son fuente de fibra, antioxidantes y gran cantidad de vitaminas y minerales importantes para el buen funcionamiento y rendimiento del cuerpo.

Y eso nos lleva a la primicia del ‘nuevo’ descubrimiento, que será incorporado entre las próximas pautas alimentarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y fue realizado por el mismo equipo científico que difundió la realidad sobre los terribles perjuicios del azúcar en la salud e informó de la guía de la OMS sobre cómo reducir el azúcar en la dieta e imponer impuestos sobre este globalmente.

De acuerdo con esta nueva evaluación extraordinaria, que incluyó 50 años de estudios y experimentos clínicos sobre dietas y efectos en la salud en más de 5.000 personas, comer más fibra, que se encuentra en cereales integrales, pasta y pan (integral, desde luego), así como en nueces, frutas y legumbres, reduce las posibilidades de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.

El azúcar es definitivamente un carbohidrato ‘malo’. El problema es que la reacción abrumadora contra el azúcar ha llevado a popularizar dietas promovidas por la próspera industria de alimentos enriquecidos con proteínas que rechazan los carbohidratos, incluido el de tipo fibroso, que según los científicos salva vidas.

El estudio es una prueba sólida de que una dieta con buen contenido de carbohidratos ricos en fibra es buena para la salud. Pero no pondrá fin a la guerra de las dietas y más bien va a alimentar el debate.

La mejor noticia, que he dejado para el final y probablemente va a inclinar la balanza, es que los alimentos fibrosos mínimamente procesados ayudan a perder peso.

“Los alimentos integrales ricos en fibra que requieren masticar y retienen gran parte de su estructura en el intestino aumentan la saciedad, ayudan a controlar el peso y pueden influir favorablemente en los niveles de lípidos y glucosa”, dice el estudio.

Ojalá esa evidencia le ayude a respaldar un cambio de alimentos procesados y refinados a alimentos integrales y naturales ricos en fibra.

Lo que podemos dar por cierto es que cualquier dieta restrictiva, o sea que requiere que usted elimine ciertos grupos de alimentos, no es saludable. Todo, pero con moderación, es el secreto.

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.