Cincuentonas a la carga

Cincuentonas a la carga

El escritor es un prisionero de su propio temor a envejecer.

13 de febrero 2019 , 07:00 p.m.

¿Está usted de acuerdo con la idea de que una vez que una mujer llega a los 50 se vuelve invisible?

No es que desaparezca del planeta. Es más bien que pasa desapercibida, que no vuelve a ser notada, que lo que piensa o dice parece no importar. Si la discriminación contra mujeres jóvenes profesionales es un hecho indisputable, cuando pasan de los cincuenta gana proporciones inmarcesibles.

Diferentes encuestas que rastrean los mensajes en sitios web de citas muestran que las mujeres más buscadas son las de 18 años.

Los comentarios desataron una tormenta en los medios y las redes sociales no solo en Francia, con mujeres cincuentonas de muchas partes del mundo que criticaban su talento literario

No se trata de una visión exclusivamente masculina. La moda, la publicidad, los medios de comunicación difunden imágenes de ‘modelos’ que corresponden a jovencitas adolescentes. Las propias mujeres creen que los cuerpos juveniles se ven mejor y tratan por todos los medios de copiarlos.

Ahora que la generación de los baby boomers ha pasado de los 50 y 60, hay algunas excepciones en series de televisión y películas cuyos protagonistas son ‘mayores’. Pero, en general, el protagonismo mediático se centra, naturalmente, en las jóvenes.
Es igualmente ‘normal’ que hombres mayores salgan o se casen con mujeres más jóvenes. Salvo contadas excepciones, como la de la pareja presidencial en Francia, en la que ella, Brigitte, a los 64, le lleva 25 años al presidente Emmanuel Macron. Casos como ese son noticia por ser tan poco frecuentes.

Si una mujer hace algo no invisible cuando tiene más de 50 años, lo que más parece interesarle a la gente es que tenga más de 50. Una rareza. Por eso es satisfactorio leer acerca del escándalo provocado en Francia cuando un conocido escritor, director de cine y presentador de televisión, Yann Moix, dijo que no le atraen las mujeres de 50 años, que para él son invisibles, y prefiere acostarse con mujeres de 20.

Los comentarios desataron una tormenta en los medios y las redes sociales no solo en Francia, con mujeres cincuentonas de muchas partes del mundo que criticaban su talento literario, sus bolsas bajo los ojos y su aspecto de viejo (tiene 50 años) en artículos, en televisión e internet.

“No parece un día menor de 65 años”, le escribió una mujer en un trino muy repetido. “Espero que se sienta solo hasta que tenga 100”, escribió otra. Para refutar su opinión le enviaron tantas fotos, no solo de mujeres mayores famosas y bellas sino cientos de otras ‘comunes y corrientes’, incluyendo muchas desnudas, que Moix suplicó públicamente que “las mujeres de 50 años dejen de enviarme fotos de su trasero y de sus pechos”.

¿Por qué los comentarios de Moix provocaron tanta ansiedad e indignación?, se pregunta una columnista en The New York Times, y entre otras razones incluye que el escritor rompió la regla de conducta social según la cual no hay que decir todas las verdades en público y que es un tipo prisionero de su propio temor a envejecer, por lo que busca mujeres jóvenes en un intento de mantenerse en adolescencia perpetua. “No es algo envidiable, es triste y patético”, concluye.

Por su parte, los medios, y en particular muchas revistas ‘de señoras’, la mayoría de ellas editadas por mujeres de más de 50, han montado un contrataque. Gala, por ejemplo, tiene a Julia Roberts, de 51 años, en la portada con el título: ‘¡Tener 50, y qué!’.

La fuerte reacción contra el escritor ha permitido una cierta ‘satisfacción colectiva’ de que no solo él, sino muchos hombres como él, han sido ‘puestos en su lugar’ y que sus comentarios son las últimas salvas de un poder masculino cada vez menos aceptable socialmente.

En vez de llenarse de rabia, es mejor reírse de la arrogancia y el sexismo de los Moixes del mundo y celebrar el hecho de que llega un momento en la vida de las mujeres cuando ser invisibles para hombres así es un gran alivio.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.