Sin apoyo a los pobres no hay reactivación

Sin apoyo a los pobres no hay reactivación

Empleos de emergencia y renta básica cercana al salario mínimo deben ser las prioridades ahora.

30 de octubre 2020 , 09:25 p. m.

Es inaceptable que Colombia, en medio de un crecimiento económico superior al de América Latina en el período previo a la pandemia, haya aumentado sus niveles de pobreza con el resultado obvio de incrementar su concentración de ingresos. Se entiende el apoyo irrestricto de los sectores poderosos al Gobierno porque, sin duda, es la forma de agradecer su enriquecimiento.

Para entender la gravedad de la mayor pobreza de la población colombiana antes de la crisis, resulta necesario señalar un punto clave. Los últimos análisis de la Cepal sobre el inmenso impacto de la pandemia en América Latina anotan que uno de los más graves es que la pobreza en 2020 llegará al 37 % de la población. Pero resulta que Colombia en 2019 ya tenía 34,7 % de su población en ese nivel. Por consiguiente, a finales de este año estaremos lejos de ese 37 % de pobreza que con preocupación anota la Cepal, y es posible que ya este índice alcance el 50 % y al final de este año, como afirman Garay y Espitia, la proporción de pobres en Colombia supere el 60 %.

Lo increíble es que no se asocie este resultado a la imposibilidad de reactivar realmente y de manera sostenible la economía colombiana a niveles aceptables. La producción volvió a caer más del 10 % en agosto, después de todos los anuncios del Gobierno con el apoyo de los gremios, de que la apertura de distintos sectores garantizaría retomar la senda de crecimiento.

Los empleos de emergencia que algunos economistas venimos proponiendo desde comienzos de la pandemia son una salida que el Gobierno ignora.

Colombia se está empobreciendo desde antes de la crisis de la pandemia y por la forma como las autoridades gubernamentales han abordado la reactivación, esos millones de personas sin recursos mínimos es una realidad inconcebible en un país de renta media. Es por el lado de la demanda, se les ha dicho en todos los tonos a quienes tienen la responsabilidad de manejar esta crisis, y las medidas tomadas no enfrentan esa realidad.

Se sabe que ante la incertidumbre que se ha generado sobre el futuro del covid-19, los sectores de altos ingresos se han dedicado a ahorrar y no a consumir. Los que sí pueden dinamizar la demanda son los pobres, que necesitan comer, vestirse, pagar arriendos y otros bienes y servicios básicos para el diario vivir. Pero para eso necesitan ingresos. Lo ideal sería ofrecerles puestos de trabajo, que dado su nivel educativo y sus condiciones personales precarias gracias a la política social pobre que han recibido, no son quienes van a ocupar las posiciones que puede ofrecer la gran empresa.

Por eso, los empleos de emergencia que algunos economistas venimos proponiendo desde comienzos de la pandemia son una salida que el Gobierno ignora, y ahora más cuando entraron a ser parte de las propuestas de campaña presidencial de un contradictor del uribismo como Sergio Fajardo.

Además, como lo ha dicho en todos los tonos el Fondo Monetario Internacional, a los pobres hay que darles ingresos, y esos en Colombia son mínimos. El famoso Ingreso Solidario, con 40 dólares mensuales a los vulnerables, no remedia nada y solo sirve para que el Gobierno aparezca haciendo algo. Miren los informes de la Cepal en los cuales se compara el esfuerzo del Gobierno colombiano frente al de sus pares y da vergüenza. Estamos en términos de estos apoyos como muchos de los países más pobres de Centroamérica y muy lejos de nuestros vecinos en Suramérica.

Empleos de emergencia y renta básica cercana al salario mínimo para ese 50 o 60 % de los colombianos bajo la línea de pobreza deben ser las prioridades en este momento, porque sin demanda no hay reactivación posible.

¿Será que el Gobierno y el Consejo Gremial entienden? Como lo único que hacemos los economistas no cercanos al Gobierno es dejar constancias históricas, que conste que se lo dijimos a quienes se sienten los dueños de la verdad en medio de semejante crisis.

Cecilia López Montaño
cecilia@cecilialopez.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.