Secciones
Síguenos en:
Una ley que no puede quedar en deuda con los deportistas

Una ley que no puede quedar en deuda con los deportistas

El Congreso tiene el reto de expedir una ley con la cual los deportistas no quedemos frustrados.

15 de abril 2021 , 09:25 p. m.

Por iniciativa del Gobierno, se presentó el pasado 15 de marzo ante el Congreso de la República el proyecto de ley de reforma de la legislación deportiva, que se encuentra en trámite en la Comisión Séptima del Senado. El propósito de este proyecto no puede limitarse a ser un compendio de actualización de normas que datan de 1995, sino que tiene que ser más ambicioso y debe incorporar regulaciones exitosas de otros países que han permitido dotar al Estado de herramientas para apoyar a sus deportistas en la lucha por alcanzar sus objetivos.

Esta reforma debe constituirse en un instrumento a través del cual el Estado pueda formular, sin restricción, las políticas públicas del deporte con la participación e inclusión de los deportistas y de los demás grupos de interés que integran el sistema, quienes, pese a ser los protagonistas, nunca han participado en la toma de decisiones dentro de las federaciones, porque hasta ahora este ha sido un privilegio reservado a los directivos. En España, desde la expedición del Real Decreto 1835, en 1991, esta participación está garantizada y el Gobierno tiene entre sus funciones la de aprobar los torneos y eventos que organizan las federaciones.

Al revisar el proyecto de ley encontramos profundas contradicciones en algunos aspectos entre lo que se manifiesta en la exposición de motivos y lo que se establece en su articulado.

Mindeporte ha expresado la necesidad de contar con mecanismos expeditos para sancionar a los infractores que cometen abusos; sin embargo, en el articulado presentado, la función de control se restringe simplemente a revisar los reglamentos que expidan las federaciones y no se abroga la función de aprobarlos, como lo ha ordenado la Corte Constitucional, para evitar que estos reglamentos de empresa vulneren los derechos fundamentales de los deportistas.

No es posible que se continúe permitiendo que algunos directivos, abusando de su autonomía, puedan incurrir en actos tan cuestionables como revender boletas o acosar sexualmente a las deportistas, sin que el Estado cuente con mecanismos eficaces para sancionarlos en el ámbito deportivo.

Desde 1997, en la sentencia C-320, la Corte Constitucional les garantizó a los deportistas la titularidad sobre sus derechos para poder ejercer libremente su profesión; por lo tanto, es inadmisible que en este proyecto se permita que con el simple registro, sin la existencia de un contrato de trabajo, los clubes profesionales puedan mantener el control de los deportistas para autorizar su actuación como si fueran esclavos.

En el proyecto no encontramos los mecanismos para que se les garantice a las deportistas, como sucede actualmente en el fútbol, que puedan contar con las mismas condiciones que se ofrecen a los hombres para ejercer el deporte como una actividad profesional.

No basta que uno de los objetivos del proyecto se limite a velar para que se garantice el acceso de los deportistas a la seguridad social. El Estado debe garantizar que cualquier deportista que haga parte del sistema se encuentre vinculado y amparado, bien sea en el régimen contributivo o subsidiado.

Ya es hora de que en esta ley se les reconozca a los deportistas una participación sobre la explotación comercial, trasmisión o publicidad de los eventos deportivos de los cuales hoy son titulares las entidades que hacen parte del Sistema Nacional del Deporte. Así se reguló en Brasil desde 1998, con la ley 9615, ‘ley Pelé’, en la que se les reconoció ese derecho a los deportistas.

Para que se cumplan los objetivos que el Gobierno se ha trazado, que esta ley sea “moderna, efectiva, que esté al lado de los deportistas, que sea su ley” y que “la defiendan y la promuevan” hace falta un trecho importante. Es una oportunidad histórica que no se puede desaprovechar y el Congreso tiene ahora el reto de expedir una ley con la cual los deportistas no quedemos nuevamente frustrados.

Carlos González Puche
Director ejecutivo de Acolfutpro

Más de Carlos González Puche

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.