Secciones
Síguenos en:
Una gran oportunidad

Una gran oportunidad

Para enfrentar la crisis migratoria debemos partir por reconocer esta realidad. Hay mucho por hacer.

17 de octubre 2021 , 10:22 p. m.

El 20 y 21 de octubre se realizará en Cartagena el Encuentro Internacional de Defensores del Pueblo para abordar un tema coyuntural para la región: la migración y el refugio como derechos en riesgo. Una valiosa oportunidad para analizar y compartir experiencias sobre una de las problemáticas en un mundo asediado además por las crisis climáticas, pandémicas, económicas, sociales y políticas.

Diariamente las noticias nos estremecen con imágenes de niños, mujeres, hombres y ancianos que tratan de llegar a una costa, atravesar una frontera, enfrentar selvas y desiertos o cruzar ríos en medio de inimaginables vicisitudes.

No podemos acostumbrarnos a observar niños cuyos cuerpos arroja el mar a una playa, o camiones repletos de seres humanos en las peores condiciones de seguridad y salubridad, o embarcaciones abarrotadas de personas enfrentando grandes peligros, como ocurrió hace pocos días en Acandí (Chocó), donde una embarcación ilegal que se dirigía en la madrugada hacia el archipiélago de San Blas, en Panamá, naufragó y causó la muerte de 3 mujeres, además de 6 personas desaparecidas, entre ellas 3 menores de edad, uno de los cuales apenas tiene 8 meses.

Los migrantes enfrentan el miedo y la incertidumbre de su travesía buscando el sueño de una mejor vida para sus familias. Detrás de cada migrante hay historias estremecedoras de pobreza, exclusión, persecución, explotación, maltrato, abuso y temor, pero también el deseo de buscar mejores oportunidades para su familia.

La crisis migratoria que vive el continente y que tiene como epicentro a Colombia, exige un compromiso global

Por nuestro país, este año han pasado 93.000 migrantes rumbo al norte del continente, de los cuales cerca de 19.000 son menores de edad, quienes junto a las mujeres gestantes, las madres lactantes y las personas mayores conforman la población más vulnerable. Por ellos, reiteramos el llamado a los gobiernos para que se cree un corredor humanitario que les permita transitar en mejores condiciones y evitar que organizaciones criminales los abusen, los violen, los roben e incluso los asesinen, como los 10 homicidios de migrantes que este año han reportado las autoridades panameñas en el paso por el tapón del Darién.

La mayoría de los Estados se han enfocado en el control del movimiento de los migrantes, mas no en la protección de sus derechos. Los migrantes no son, todavía, un grupo reconocido con un estatus que se equipare al de los refugiados. En realidad no existen reglas, criterios que regulen la cooperación interestatal en esta materia. No hay tampoco un organismo regional o global que ayude a gestionar los derechos y el movimiento de los migrantes de manera solidaria.

Para enfrentar la crisis migratoria debemos partir por reconocer esta realidad. Hay mucho por hacer. Las Naciones Unidas juegan un papel clave como gestor y articulador de acciones y miradas. Hay muchos obstáculos por remover. Muchos sesgos por disipar. Son preocupaciones que se manifiestan en políticas cada vez más restrictivas y orientadas al control hacia la migración, generando xenofobia hacia estas personas.

La crisis migratoria que vive el continente y que tiene como epicentro a Colombia, por la diáspora venezolana de los últimos años y por el represamiento de migrantes en tránsito –en su mayoría haitianos–, exige un compromiso global. No es un fenómeno que le compete solo a nuestro país; requiere del concurso de todos los Estados para adoptar medidas urgentes que garanticen una migración legal y, ante todo, humana.

Todavía hay mucho por ver, por analizar, por compartir y por proponer. Por lo tanto, el Encuentro internacional de defensores del pueblo de Cartagena por una migración más humana será un comienzo de acciones que repercutan positivamente en las vidas humanas. Ese es el mayor estímulo, ese es el mayor propósito.

CARLOS CAMARGO
Defensor del Pueblo

(Lea todas las columnas de Carlos Camargo en EL TIEMPO, aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.