close
close
Secciones
Síguenos en:
Un año lleno de novedosos desafíos

Un año lleno de novedosos desafíos

La Defensoría no debería seguir siendo una simple fuente de opiniones.

04 de septiembre 2021 , 09:48 p. m.

Cumplimos un año al frente de la Defensoría del Pueblo. Un periodo intenso, lleno de experiencias, logros y desafíos inesperados. Empezamos en medio de una sociedad polarizada, arrinconada por la pandemia, con incertidumbre, sin saber cómo afrontar un reto mundial que no termina, una sociedad que veía cómo sus esfuerzos económicos se hundían, dejándonos, a hoy, un panorama angustioso de empobrecimiento e inequidad.

Vivimos tiempos difíciles que exigen de nosotros humildad, creatividad y mucho compromiso para entregar los resultados que la gente está esperando con tanta urgencia.

Desde el comienzo de mi labor entendí que la Defensoría no debería seguir siendo simple fuente de opiniones, como lamentablemente lo ha sido en innumerables ocasiones, sino que debíamos convertirnos en fuente institucional de información precisa, verificable y con vocación de abordar problemáticas de interés público con precisión y credibilidad. Esa es la apuesta.

No puede ser que, en plena sociedad de la información, donde la inteligencia artificial, la minería de datos y el ‘big data’ entregan posibilidades inimaginables de precisar problemáticas y diagnosticar fenómenos, nosotros sigamos con fuentes de información en las que es difícil establecer patrones, hacer cruces, dimensionar realidades o anticipar tendencias. La administración del riesgo, en el caso de los líderes sociales, no debe ser un campo de pareceres y opiniones, sino un escenario de cruce de variables concretas, que permitan hacer ejercicios de prospectiva que salven vidas.

Los sistemas de información nos dan hoy la oportunidad contextualizar, precisar, diagnosticar, evidenciar, anticipar, alertar y evitar. Debemos dar el salto a la Defensoría 4.0, una Defensoría para el mundo de hoy.

La entidad está llamada a ser la vocera en la realización efectiva de los derechos de la gente, en un trabajo articulado con las demás entidades del Estado. De nada le sirve al ciudadano, que ha sufrido una afectación de sus derechos, si la entidad que alerta sobre los riesgos mantiene una mala relación con las instituciones llamadas a enfrentarlos.

Nosotros preferimos buscar la forma de solucionar las vulneraciones, de precisar caminos para que cesen y no se repitan. Trabajamos para que las acciones en beneficio de niños, niñas, adolescentes, jóvenes, indígenas, mujeres, líderes sociales, víctimas, personas mayores, pacientes del sector salud, entre otros muchos, garanticen el goce pleno de sus derechos.

Nosotros, entonces, no somos adversarios de las cortes, ni de las ONG, ni del Gobierno, ni de los jóvenes que protestan ni de ninguna expresión. Nosotros somos adversarios del hambre, del desempleo, de la pobreza, de los discursos de odio, del maltrato, de la violencia, de la intolerancia y de todas esas conductas vulneratorias de los derechos, la cuales tienen en la Defensoría unos adversarios decididos. Eso es lo que nos motiva, eso es lo que nos compromete y eso es lo que nos ha ocupado día a día, sin distraernos, durante este año. Hemos tenido la oportunidad de acercarnos a la gente, de oírla, de interpretarla y de elevar la voz por ellos. Es un privilegio ser vocero de la gente.

La Defensoría ha cumplido su deber de manera sistemática y efectiva. Hemos estado en el territorio haciendo mediaciones, logrando acuerdos, protegiendo el medio ambiente, luchando contra el reclutamiento forzado, el desplazamiento y el confinamiento de comunidades.

Estamos del lado de las víctimas, ayudando a la restitución de tierras, canalizando reportes y quejas de la ciudadanía, luchando por la inclusión de la población más vulnerable, en la protesta social, en la pandemia, es decir, en donde hay que estar, en donde pocos quieren estar, alzando la voz, señalando lo que hay que señalar. Estamos al lado de la gente.

CARLOS CAMARGO ASSIS
Defensor del Pueblo

(Lea todas las columnas de Carlos Camargo Assis en EL TIEMPO aquí).

Más de Carlos Camargo Assis

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.