¿Punto de quiebre en Venezuela?

¿Punto de quiebre en Venezuela?

El desafío de Juan Guaidó es penetrar una ‘ventana de oportunidad’ que vislumbró la oposición.

18 de enero 2019 , 08:18 p.m.

Fueron pocas las veces en el pasado las que un nuevo año amaneció con un nivel tan elevado de incertidumbre en todo el mundo y, desde luego, en Colombia.

No me voy a referir a los problemas mundiales, que son bien conocidos: el brexit, el ‘cierre’ del Gobierno de los Estados Unidos, la desaceleración de China, etc. Para Colombia, la incertidumbre más preocupante está a la vuelta de la esquina: en Venezuela.

La tensión política en Venezuela se agudizó esta semana. El recién electo presidente de la Asamblea Nacional –un cuerpo elegido popular y libremente– está presionando a los militares y la dictadura de Maduro asumiendo competencias que le otorga la Constitución en circunstancias en las cuales el presidente en ejercicio no llega al cargo ni democrática ni legítimamente. El desafío de Juan Guaidó es penetrar una ‘ventana de oportunidad’ que vislumbró la oposición, a raíz de la nueva posesión de Maduro, para cambiar el estado de cosas en el país. Es una jugada política impuesta por la desesperación.

¿Cuándo se llega al punto de quiebre? Nadie lo sabe. De hecho, lo estamos esperando desde hace mucho tiempo, considerando que una economía cuyo tamaño es la mitad de lo que era hace diez años

El domingo pasado, en la entrevista que publicó este periódico con Pedro Palma, un importante economista venezolano que seguramente vive ahora fuera de su país, él afirmaba que “tarde o temprano vendrá un punto de quiebre ante el empobrecimiento generalizado de la población y la crisis humanitaria que se vive en Venezuela y que ha generado la expulsión de 3 o 4 millones de personas”.

¿Cuándo se llega al punto de quiebre? Nadie lo sabe. De hecho, lo estamos esperando desde hace mucho tiempo, considerando que una economía cuyo tamaño es la mitad de lo que era hace diez años, con una hiperinflación que “puede ser mayor de 12 millones por ciento”, sin divisas, sin capacidad de consumo y sin producción nacional, no puede sobrevivir en el tiempo. Sin embargo, sobrevive. Dicen que más del 80 por ciento de la población depende para su sustento de los alimentos y los artículos para el hogar que les suministra el Estado. Estas personas son dependientes del Estado, como en Cuba para aquellos que no tienen un ingreso en dólares.

La pregunta es, desde luego, hasta cuándo el Estado va a tener los recursos para importar los productos básicos que se requieren para la supervivencia humana. Porque cada día que pasa, los ingresos legales del Estado son menores. Piénsese no más en que la producción de petróleo podría llegar a ser, este año o el próximo, inferior a la de Colombia.

* * * *

En una reunión académica en Cartagena a principios de esta semana, unos profesores que enseñan en Estados Unidos y una diputada a la Asamblea de Venezuela comentaban que el país se ha “africanizado”, en el sentido de que hay una minería ilegal boyante –oro y diamantes, entre otros elementos– desarrollado por mafias y ejércitos irregulares, que le entregan recursos al Gobierno a través de operaciones de lavado.

Uno de esos grupos es el Eln, que se estaría enriqueciendo en Venezuela, con protección del gobierno de Maduro, lo cual le permitirá en el futuro, cercano o lejano, fortalecer sus actividades guerrilleras o terroristas en Colombia. Yo no sé qué tanta información se tenga en Colombia sobre estos negocios del Eln, pero al conocerla quedé aterrado y preocupado.

Así las cosas, en Venezuela pueden pasar muchas cosas este año. Una, la deseable, es que se logre llegar a un ‘gobierno de transición’ hacia la libertad y la democracia, lo cual va a tomar un buen tiempo. Otra, terrible, sería que definitivamente no exista esa vía y Venezuela adopte definitivamente un régimen como el de Cuba.

¿Qué tal la perspectiva para Colombia de un vecino como Cuba al otro lado de la frontera? Una opción que no debe despreciarse y les impondría un tremendo desafío a las autoridades de nuestro país.

P. D. Solidaridad con la Policía, rechazo al terrorismo y unidad nacional.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.