Campaña anticorrupción

Campaña anticorrupción

La lucha anticorrupción impone retos importantes que involucran actores públicos y privados.

25 de agosto 2018 , 11:35 p.m.

La consulta anticorrupción propuesta por la Alianza Verde y la ‘Investigación sobre corrupción en Colombia’, recientemente publicada por la Universidad Externado, han contribuido muy oportunamente a que la opinión pública se manifieste sobre el preocupante flagelo de la corrupción. Se trata, por un lado, de un planteamiento político con el cual se le recuerda a la opinión la importancia del tema y se solicita un pronunciamiento al respecto. Por otro lado, el estudio del Externado constituye un muy juicioso y oportuno análisis, multidisciplinario e internacional, que tuvo una duración de más de dos años y hace un aporte de indudable trascendencia para el entendimiento del problema y, más relevante aún, la búsqueda de soluciones.

Se han expresado opiniones diversas acerca de la consulta anticorrupción. La opinión está dividida sobre su utilidad: parte la apoya por razones diversas y otra juzga innecesaria la inversión al compararla con los resultados esperados. Tal vez lo que debería ser claro es que un resultado positivo, si bien requiere acciones adicionales para poner en marcha los resultados, ciertamente envía un significativo mensaje al país y el mundo sobre la posición de Colombia respecto al asunto.

La lucha anticorrupción impone unos retos muy importantes que involucran múltiples actores de los sectores público y privado, nacional e internacional. No es fácil fijar prioridades, pero indudablemente, la educación, a todos los niveles, juega un papel fundamental. Las acciones formativas deben iniciarse desde una edad muy temprana y continuar a lo largo de la escalera de la educación. Esta labor, que requiere la participación decidida y continua del sector, solo arrojará resultados en el futuro; de ahí la urgencia de implementarla o fortalecerla inmediatamente.

Juan Carlos Henao, rector del Externado, señala que uno de los problemas sustanciales es la pérdida de la sanción social, que, en su opinión –la cual comparto–, es más importante que la penal. El estudio del Externado revela que el 58 % de los empresarios creen que sin sobornos se pierden los negocios. Acá surge una gran responsabilidad para la sociedad, que no puede estar ausente de un problema tan crítico como este.

Es muy preocupante que desde que se hablaba, hace ya 40 años, de “reducir la corrupción a sus justas proporciones” es muy poco lo que hemos logrado. Colombia ocupa en corrupción el puesto 90 entre 190 países y es uno de los diez más corruptos de Latinoamérica. No hay duda de que debemos tomar acciones decididas para corregir este mal, que impide nuestro crecimiento y perjudica en mayor grado a las clases de menores ingresos.

Uno de los aspectos señalados en la consulta es el de la contratación transparente obligatoria en todo el país. Es un punto de indudable importancia, pues se ha constituido en un desangre permanente de los recursos públicos. Se ha hecho énfasis en la utilización de un pliego único de contratación para controlar la elaboración de pliegos que favorezcan a determinados contratistas. Es fundamental y sin duda difícil de diseñar, dada la variedad de los proyectos. Sin embargo, se requieren medidas adicionales para que sea efectivo, como planos y especificaciones bien elaborados, interventorías efectivas, flujos de fondos adecuados y veeduría ciudadana. El programa de vías terciarias, de gran trascendencia para la consolidación de la paz, proporciona una excelente oportunidad para que se hagan una contratación y ejecución trasparentes y efectivas.

Regresando a la importancia de la educación en materia de corrupción, es pertinente citar parcialmente un aviso fijado en una universidad de Sudáfrica: “Destruir cualquier nación no requiere el uso de bombas atómicas o el uso de misiles de largo alcance, solo se requiere un bajo nivel educativo y que sus estudiantes hagan trampas en los exámenes. Los pacientes mueren a manos de esos médicos; los edificios se derrumban a manos de esos ingenieros; el dinero se pierde a manos de economistas y contadores; la justicia se pierde a manos de esos jueces. El colapso de la educación es el colapso de la nación”.

CARLOS ANGULO GALVIS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.