Una decisión exclusivamente de Europa

Una decisión exclusivamente de Europa

La misión estratégica de Europa debe ser garantizar su posición en el escenario mundial.

Por: Carl Bildt
26 de mayo 2019 , 12:31 a.m.

A medida que se aproxima la elección del Parlamento Europeo, Europa es un hervidero de especulaciones sobre quién liderará las principales instituciones de la Unión Europea en los próximos cinco años. Entre los cargos que están disponibles están los que hoy ejercen el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk; el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, y el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

Las cuestiones en torno al personal nunca son triviales. En política, la personalidad importa, y por lo general ha desempeñado un papel crucial a la hora de determinar la trayectoria de la UE. Aun así, el juego de nombres en cuanto a la conducción no debería ser el foco principal. Mucho más importante es el debate sobre la agenda estratégica 2019-2024 de la UE.

Después de una cumbre informal en Sibiu (Rumania) a comienzos de este mes, los líderes europeos decididamente regresarán a esta cuestión más avanzado el mes de junio. Y, no obstante toda la atención que se les preste a las instituciones de la UE, son los jefes de Estado de la UE quienes redactarán la agenda del bloque. En otras palabras, los gobiernos de los Estados miembro, a través del Consejo Europeo, serán los actores a los que habrá que mirar después de conocerse los resultados de la elección.

Cuando se creó la Comunidad Económica Europea –antecesora de la UE–, en 1957, su objetivo primordial era garantizar la paz entre Francia y Alemania, empezando por una unión aduanera para los productos industriales (para los alemanes) y una política agrícola común (para los franceses).

Este acuerdo afianzó la agenda europea durante décadas. Luego, cuando la Unión Soviética y su imperio colapsaron, los países que habían estado atrapados detrás de la Cortina de Hierro querían “regresar a Europa”. Desde entonces, la UE ha sobrellevado una enorme expansión para incluirlos. Su objetivo ha sido dual: ayudar a los Estados miembro más nuevos en su desarrollo económico y político poscomunista, así como mantener la paz y la estabilidad continental sumando a Europa central y del Este al redil de las instituciones de la UE.

El período inmediatamente posterior a la Guerra Fría fue un tiempo de autoconfianza y de optimismo en la UE. Poco a poco, su misión estratégica se expandió más allá de simplemente mantener la paz a proyectar al exterior el modelo europeo de soberanía compartida e integración. El modelo de la UE, se decía, derivaría en una gobernanza más estable para todo el mundo.

Sin embargo, en los últimos diez años, el esfuerzo de la UE por proyectar su modelo hacia afuera ha colapsado. Luego de la crisis financiera de 2008, la crisis del euro y los recurrentes embrollos en torno de la migración, la UE se ha volcado hacia adentro. Al mismo tiempo, el vecindario inmediato de la UE ha pasado de ser un círculo de potenciales amigos y socios a convertirse en un anillo de fuego.

Ahora, en lugar de intentar exportar estabilidad, la prioridad estratégica de Europa es protegerse del mundo exterior. En un intento por insuflarle nueva vida a la UE después de años de una gestión de crisis introspectiva, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha instado por “una Europa que proteja”. Luego del llamado a la acción de Macron, publicado por Project Syndicate en marzo, el liderazgo de la UE en Bruselas ha adoptado ese mantra y ha agrupado varias iniciativas bajo el lema de proteger a Europa en una era de tumulto global.

Sin duda, esa protección es necesaria. Las presiones de la migración, la constante amenaza del terrorismo y la escalada de las disputas económicas exigen una respuesta política más contundente. Y si bien el abordaje de algunas de estas cuestiones ha resultado polémico y difícil, la agenda de protección más amplia está en marcha.

Sin embargo, de cara al futuro, es claro que las medidas actuales no serán suficientes. La UE se encuentra en un mundo dominado por las rivalidades de las grandes potencias, una autoafirmación china y una beligerancia rusa revisionista. Peor aún, al enfrentar estas amenazas, ya no puede contar con que Estados Unidos sea un amigo y aliado incondicional.

La UE debe elegir ahora entre garantizar su propio lugar en el escenario global o convertirse en un campo de juego para otras potencias. Esta es una decisión estratégica de primer orden –todas las demás elecciones políticas surgirán de allí–.

Si Europa ignora o se desentiende de los dramas en los que está sumergido el mundo desde Amritsar en la India hasta Agadir en Marruecos, no podría garantizar la paz en su vecindario y traicionaría la promesa que les hizo a sus ciudadanos de protegerlos del peligro externo. Para que la UE cumpla con su misión original –paz y estabilidad en casa– debe convertirse en un actor global.

La opción, entonces, es clara. La misión estratégica de Europa en los próximos años debe ser garantizar su posición en el escenario mundial, y todas las cuestiones vinculadas a la política y al personal deberían resolverse de manera de favorecer ese objetivo. Obviamente, un presidente fuerte del Consejo Europeo que trabaje estrechamente con un alto representante igualmente fuerte será esencial. Ambos necesitarán movilizar los recursos y los talentos de todos los Estados miembro de la UE para impedir que las partes que conforman la UE resulten tironeadas en diferentes direcciones por las fuerzas globales.

Si los Estados miembro de la UE abrazan esta misión, Europa estará posicionada para actuar como un protagonista global en los años venideros. De lo contrario, ellos –y la UE en su totalidad– se encontrarán en un carrusel del cual no tienen control.


CARL BILDT*
Estocolmo
* Fue primer ministro y ministro de Relaciones Exteriores de Suecia

Copyright: Project Syndicate, 2019.
www.project-syndicate.org

Sal de la rutina

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.