Proyecto Bogotá

Proyecto Bogotá

Bogotá fracasó como proyecto de ciudad en las tres últimas administraciones y ya no era sostenible humanamente. Así que la llegada de Peñalosa no es gratuita

06 de enero 2017 , 05:44 p.m.

¿Vuelve Bogotá a ser un proyecto? En la revista La vie des idées (http://www.laviedesidees.fr/L-apparition-de-Bogota.html) destaqué sus logros a inicios de siglo en alianza entre cultura ciudadana y ejecución, pero terminó pocos años después en el caos y la desesperanza. Rehacer el futuro en esta ciudad avanza en cinco ejes por parte del nuevo alcalde.

En transporte, retomo su frase: “La diferencia entre este metro y los anteriores es que este sí se va a hacer”. A celebrar que una obra de tal magnitud esté en manos ejecutivas y no en las de alcaldes ideológicos: se imagina uno a su predecesor llamando a “hermanos bolivarianos” a resolver problemas de compleja ingeniería. Que sea elevado y por la Caracas es lo más sensato, pues hace menos daños al entorno y atraviesa toda la ciudad de sur a norte. Va ello con reestructuración del SITP y un sistema de cable. En transporte, sin embargo, hay una próxima infamia que ojalá se corrija y es meter a la fuerza el TM por la 7.ª, donde lo consecuente es un sistema más noble y afectuoso, tipo tranvía.

En espacio público, iluminación en parques para confort y seguridad, lo que debiera extenderse a toda la ciudad. Nuevos mega-parques (Tominé y San Rafael), recuperar calles y vendedores ambulantes y el río Bogotá; sendero por los cerros, desde Usme hasta Chía, y uso intensivo de la cicla.

En educación se invertirán más de 15 billones, con jornadas completas, especial atención a niños menores de 5 años; y se harán 30 nuevos colegios, pero falta repensar su orientación, ¿qué hacer con la educación?: formación en tecnología, pensamiento científico y estético. En salud, seis nuevos hospitales, más una nueva idea: crear centros de atención prioritaria, que descongestionan clínicas, y llegar a una atención universal para sus habitantes.

En seguridad, las cifras ya hablan: baja en homicidios, hurtos, riñas, en muertos de fin de año.

Cuando uno ve los planes para Bogotá queda absorto. Pero hay una razón para creer: el Concejo de Bogotá, el Gobierno Nacional y, en especial, la ciudadanía llegaron a una conclusión cortante: Bogotá fracasó como proyecto de ciudad en las tres últimas administraciones y ya no era sostenible humanamente. Así que la llegada de Peñalosa no es gratuita, sino que se puso en sus manos un SOS: haga algo o pensemos en otra capital para Colombia.


Armando Silva
ciudadesimaginadas@gmail.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.