Secciones
Síguenos en:
Meter ‘likes’ por la nariz

Meter ‘likes’ por la nariz

No son drogas de la felicidad, sino de la ansiedad y el delirio.

18 de agosto 2021 , 08:00 p. m.

Una hermosa chica pone sobre su celular sellos con los logos de varias redes y un gran corazón que late como llamándola; con un pitillo introduce una punta en su nariz, y en el otro extremo están el corazón y las marcas, que ella aspira profundamente, como si quisiera que irrigasen todo su cuerpo, decidida y con pasión. Acto seguido suspira, está drogada, y por unos instantes cree estar tranquila. Ese meme produjo una imagen inquietante de esta década en la que se impulsa un deseo colectivo de ser felices, y se ha encontrado que la principal confabulación para ese logro es la droga, pero no solo la coca o cualquier happy pill, sino la tecnología doméstica.

Me encontré en la calle con una gran amiga, y me pidió la dirección de Instagram; descubrió que apenas tenía unas docenas de seguidores frente a sus más de cien mil, lo que nos produjo risa, cada uno por sus motivos. La conectividad y sus infinitos seguidores están desbordados, y en todas las prácticas diarias nos topamos con más ofertas de agrado. Si vamos a un restaurante, la camarera puede pedirnos como propina extra que le demos un like, y lo hacemos por simple solidaridad con el empleado, incluso si la comida no fue del agrado, pues está en peligro su puesto, justo por no gustar... y así rodamos con estos ruegos, pidiéndonos limosnas digitales. Y ¿qué ocurre si desaparece el dinero y quedan los likes como moneda? Esto ya fue expuesto en un capítulo de la serie negra y futurista Black Mirror. Una movida de la industria de la felicidad que nos quiere a todos bailando con la sombra, con una sonrisa de par en par aspirando positividad.

Los likes conllevan placer y gratificación, nos han demostrado que una carita feliz luego de un día difícil ayuda a pasarla mejor. Seguramente el mundo de los likes apunte a una felicidad superficial, esa pasajera de un chupete. Decía Mikel Jaso que podemos “acostarnos anónimos y levantarnos famosos”. Pero puede venir el retuit: algún maloso introduce alguna infamia y el castillo de aire se derrumba. ¿Ese es el juego? ¿Jugamos a ‘ser gustados’ y terminamos siendo excluidos? El mundo de los likes nos pone en la cuerda floja; de un lado, sonreír con júbilo; del otro, tirarnos al piso porque nos han derrotado: todo en 24 horas. No son drogas de la felicidad, sino de la ansiedad y el delirio. Es la industria para seres angustiados que algún día, cada quien valiente e inspirado, se sublevarán contra la tiranía de tener que gustar.

ARMANDO SILVA
ciudadesimaginadas@gmail.com

(Lea todas las columnas de Armando Silva en ELTIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.