Imágenes poderosas, 2018

Imágenes poderosas, 2018

Recuento de algunos casos sobresalientes de memoria y olvido en la Colombia del 2018.

31 de diciembre 2018 , 03:42 a.m.

El poder del recuerdo está asociado a la memoria, y recordamos aquello que nos impacta o que permite algún tipo de asociación con lo que nos interesa, despreciamos o ilusiona, por lo que el recuerdo va a la par con el poder del olvido. El desarrollo de los medios en el mundo moderno ha complejizado más el recuerdo en la vida social, pues en un punto lo que recordamos puede ser lo que repiten los medios y no las experiencias reales. Miremos algunos casos sobresalientes de memoria y olvido en la Colombia del 2018.

La muerte del expresidente Betancur ha puesto en foco algunas de sus ejecutorias, como sus genuinas preocupaciones por la paz y sus anhelos de hombre de letras. Pero casi nada se ha recordado de su responsabilidad en dos de las más grandes tragedias nacionales: la toma y la retoma del Palacio de Justicia y Armero. En este último, como lo documenté ampliamente (Hojas Universitarias, vol. IV, n.° 33, 1989), basándome en informes de la embajada de Francia (se le pidió evaluación) y de una comisión de científicos colombianos, se había anunciado con anticipación y con certeza cercana al 100 % de posibilidades que el desastre ocurriría, lo que fue desatendido.

La llegada masiva de venezolanos a Colombia es un acontecimiento. Quedan en la memoria las grandes filas de familias que marchan por nuestras carreteras, adoloridas, expulsadas por la dictadura. Pero la complejidad de su presencia requerirá cuentas y solidaridad, y hay miedo nacional: en un año pueden llegar a ser 10 por ciento de la población nacional, si atendemos las cifras del Dane, ya que no somos 50 sino 45 millones de habitantes. A propósito, ¿por qué nos cuesta aceptar estas cifras reales y seguimos imaginando que somos 50? Ello desde su mismo director improvisado, ¡que puso en duda sus propias cifras!

La imagen de Petro recibiendo dinero en bolsas negras en ambiente tétrico y fantasmal, que parece escena de un filme de gánsteres, y sus explicaciones cantinflescas que no dejaron nada claro lo perseguirán a él y a la izquierda, que se arroga la virtud de la decencia. La TV entró a un nuevo género: la literatura negra.

Y para terminar, una imagen deseada: el metro de Bogotá que hará realidad una administración eficiente. Pero igual nos traerá otra imagen desoladora: volver la 7.ª un corredor de TM que no es ni más ni menos que el más oprobioso muro, los de un lado y los del otro.

ARMANDO SILVA
ciudadesimaginadas@gmail.com

Empodera tu conocimiento

Más de Armando Silva

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.