¿Nos libraremos de las redes?

¿Nos libraremos de las redes?

Su uso debería tener cambios una vez termine la emergencia, en especial por la vacunación colectiva.

06 de enero 2021 , 09:25 p. m.

El uso intensivo de las redes debiera tener cambios una vez termine la emergencia, en especial por la vacunación colectiva. ¿Cómo comunicaron las redes respecto a un virus demoledor que en sus momento más álgidos y destructivos hizo desear la vacuna como la salida al bien común?

En estudio en preparación (Ieco-Unal) sobre el uso de redes y medios en el 2020, compilamos información de varias fuentes, destacándose que los medios lineales (TV, etc.) aumentaron de modo significativo sus audiencias. España, en el periodo del estado de alarma, marzo, incrementó el consumo en un 35 %, 344 minutos por persona-día; en 2018, un colombiano dedica a medios el 24 % y durante la pandemia superará el 40 %.

En cuanto al consumo interactivo de los medios sociales, mal llamados redes (confundiendo el formato con las funciones), en los que no hay una representación común que llegue en simultaneidad de tiempo, como en la TV lineal, su consumo es más inquietante; el documental El dilema social (2020, Jeff Orlowski) entrevista a exejecutivos de empresas digitales y constata que la conectividad en plataformas como Facebook supera el 45 %, lo que quiere decir que los adultos superaron el tiempo de exposición de los adolescentes antes de la pandemia (35 %) y en ese sentido hay una regresión. Llegar a este punto, en el que prácticamente la mitad de la vida despierta estamos conectados, es algo perturbador para la producción de pensamientos autónomos. Un ejemplo es la adolescente que comparte su foto por Instagram, recibiendo burla por sus orejas grandes, pero aprende de filtros y en próximas fotos su cabello las esconde y con otros ‘retoques’ es aprobada como linda por sus fans.

Desde este mundo imaginado de las redes se pueden ver la vacuna y sus representaciones. Hasta fines de noviembre circulaba como la solución anhelada, pero hoy, cuando se ha iniciado la vacunación, el mundo se ha vuelto a dividir entre los que la quieren o la rechazan, agregando estos últimos las más aparatosas teorías conspirativas, haciendo evidente el miedo a salir.

Ensayistas (Enrique Echeburúa...) ya hablan del efecto hikikomori, aquellos jóvenes en Japón que decidieron suprimir el contacto con la vida real y solo lo hacen desde la tecnología. La vacuna, que significaba el máximo de veracidad, ahora es vista con la mayor sospecha; y no es un asunto de la ciencia, sino de ideología... o de pensamiento infectado.

Armando Silva
ciudadesimaginadas@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.