Secciones
Síguenos en:
Gritos de amor

Gritos de amor

¿Dónde quedó el sexo en el encierro? El 'sexting' parece ser lo que más ha aumentado.

16 de abril 2021 , 09:25 p. m.

Hace un año, cuando apenas se iniciaba la primavera en Europa y se mantenía estricta cuarentena, una joven española circuló en las redes un video que muy pronto se volvió viral, con el título ‘Quiero follar’. Decía a su novio cuánto disfrutaba hacer público su amor y remataba con esta frase: “Ya me harté de que solo lo hagamos por pantalla”. Aunque tengo en archivo varias de estas joyas de pasión, este me llamó la atención por destacar que la pantalla le era insuficiente para sus caricias amorosas.

¿Dónde quedó el sexo en el encierro? Según una encuesta de Profamilia (EL TIEMPO, 12/4/2021), la pandemia ha tenido efecto en la vida sexual de los colombianos en cifras tan reveladoras como que el 64 % de las parejas rompieron durante la pandemia, disminución de la actividad sexual, aumento de la masturbación y del sexting, imágenes con contenido sexual a través de las redes sociales. Si bien son apenas datos sueltos, es coincidente con observaciones que hemos recogido en cuanto a que la seducción ha sido una de las damnificadas de los encierros. El erotismo pasa por el deseo, y el encierro puede ser motivo contrario.

Instalados en las rutinas del día a día, sin que ninguno de los miembros salga, con vestimentas demasiado relajadas y domésticas, más escenificadas para el Zoom; o sea, solo exhibiendo la cara obligada de ser bueno y cumplido, antes que cuerpos enteros insinuantes, hace sin duda flaquear los deseos. El salir y mostrarse públicamente es de por sí erótico. R. Gubern cuenta que un director de seguridad de los cines en Madrid en 1920, al observar muchas ganas en los cineastas, ordenó la separación de sexos en las salas, concediéndoles a las parejas casadas la parte trasera, pero iluminadas con luz roja para el control. El cine es por excelencia un lugar erótico; la oscuridad, el encierro y el silencio en compañía de alguien querido hacen que ante un leve apretón de mano se suba la temperatura.

A falta de cine, ahora nos toca conformarnos con las redes y los celulares. El sexting parece ser lo que más ha aumentado, como nuevas maneras de pornografía y de ambientación erótica. Es posible que las parejas aburridas antes de tocarse se den una husmeada por las redes como nuevo rito de la conquista y quizá luego, como ocurrió en La ventana indiscreta, de Hitchcock, miren las indiscreciones que ellos mismos se han grabado en las minipantallas de sus celulares y así, con suerte, prender la chispa de la pasión.

Armando Silva
ciudadesimaginadas@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.