close
close
Secciones
Síguenos en:
Clima y amor

Clima y amor

El clima habrá que entenderlo en su sentido atmosférico, pero también en el humano y contagioso.

09 de junio 2021 , 09:25 p. m.

El mundo poshumano se relaciona con la fuerte presencia de la tecnología en el humano, los medios, robótica o las múltiples maneras de la inteligencia artificial, pero también con una réplica al darwinismo evolucionista, que dejó por fuera y en severas condiciones de inferioridad a los animales y las plantas. Los debates crecen, uno de ellos tiene que ver con la ciudad, y otro que podemos prever es la relación de la ciudad con sus ciudadanos luego de la pandemia.

En las ciudades, el paradigma tradicional humanista evolucionó hasta consolidarse una ciudad productiva y competitiva que puede visualizarse en la figura de la smart city, aquella urbe cada vez más tecnologizada y competitiva a la que le fue faltando el humanismo proveniente del paradigma ético renacentista del hombre bueno y atento a los demás.

Debra Shaw, en su reciente libro sobre el espacio urbano y el imaginario poshumano, argumenta la ampliación de la urbanización del mundo: “Cuál es entonces la relación entre la producción del espacio urbano contemporáneo y las nuevas descripciones de los cuerpos que surgen de las ciencias biológicas y de la informática”; a ello lo denomina las ciudades posurbanas.

Sin embargo, la Bienal de Viena, que acaba de abrirse (junio-septiembre), curada por Hubert Klumpner y Lukas Feireiss bajo el lema ‘Planet Love’, se va por el lado contrario y acogiéndose a mis propias teorías de lo imaginario, argumentan que no puede existir un “posurbano” sino una posciudad, pues lo urbano pasa a ser, más bien, las mentalidades con las que vivimos el espacio físico: habrá, sí, posciudad, pero no posurbanismo y, por tanto, la “ciudad imaginada” es la clave, pues es la que portan los ciudadanos en su percepción y uso de la ciudad física y sobre la cual hay que actuar para el cambio. La invitación que hizo Viena a varios artistas contemporáneos, arquitectos, ecólogos y filósofos subjetivistas para que presentaran obras no era para la ciudad física de la eficiencia, sino la del cuidado y afectos que pueden transformar.

“Amor del planeta: cuidado del clima en la era digital” significa tocar una relación nueva entre las personas y el planeta. El clima habrá que entenderlo en su sentido atmosférico, pero también en el clima humano y contagioso para subjetivar la naturaleza: la Tierra es humana y no una cosa. Esa es la Bienal del cambio 2021 de la pospandemia: ver el futuro de la ciudad desde la naturaleza y las tecnologías humanizadas y creativas.

Armando Silva
ciudadesimaginadas@gmail.com

Más de Armando Silva

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.