La pobreza, peor que la pandemia

La pobreza, peor que la pandemia

Con la pandemia se han evidenciado las vulnerabilidades sociales y sanitarias en América Latina.

13 de septiembre 2020 , 01:41 a. m.

Según la solvente organización no gubernamental Oxfam Internacional, antes de que acabe el año podrían morir de hambre (desnutrición) hasta 12.000 personas cada día, a consecuencia de los impactos sociales y económicos de la pandemia, superando posiblemente el número de muertos ocasionados por el covid-19. Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos estima que el número de personas que sufren hambrunas, que en 2019 eran 149 millones de personas, subirá a 270 antes de que termine el año, y se calcula que el 82 % de ese incremento tendrá su origen en la pandemia. Conclusión del informe: “La pobreza causada por la pandemia será más mortífera que el virus”.

La situación está incrementando en todo el mundo el sufrimiento de los millones de personas que ya antes del coronavirus tenían que hacer frente a la desigualdad, los efectos de los conflictos, el cambio climático y la inseguridad alimentaria, desde Europa a América Latina. Un reciente informe de la Comisión Europea señala que el covid-19 “ha aumentado la pobreza y evidenciado las vulnerabilidades sociales y sanitarias en el continente”, donde “minorías raciales o étnicas corren estadísticamente el mayor el mayor riesgo de contraer el virus”.

Pero donde más duramente va a impactar la pandemia en cuanto a las economías y las condiciones sociales va a ser en América Latina y el Caribe. Según la Cepal: “La pandemia tendrá como consecuencia una crisis económica sin precedentes, 2020 será un año terrible”. Se va a producir “un retroceso de dos décadas en el desarrollo social de la región, con un grave aumento de la desigualdad y la pobreza, el mayor desde que hay registros. Una primera consecuencia: según Naciones Unidas, el número de personas bajo el umbral de la pobreza pasará este año de 185 a 231 millones, casi 4 de cada 10 latinoamericanos, mientras que la pobreza extrema pasará de 68 a 96 millones, algo más de un 15 % de la población regional.

En todo el mundo va a ser imprevisible la cólera de los que no tienen nada, con el riesgo de su manipulación por movimientos populistas. Es necesario que la ciudadanía perciba la existencia de una recuperación humanitaria, que las economías más desarrolladas proporcionen asistencia a las más débiles, a las que están en desarrollo, para que las desigualdades no aumenten a nivel mundial. El premio nobel de economía Joseph Stiglitz propone, en el último boletín del FMI, prevenir estos riesgos con una perspectiva internacional clara: “Es probable que la pandemia nos acompañe durante un tiempo y sus secuelas económicas durante mucho más tiempo. Todavía no es demasiado tarde para un cambio de rumbo, necesitamos una reescritura integral de las reglas de la economía”.

P. S. Alerta. La caída de la fiscalidad con las crisis económicas que se avecinan puede inducir a muchos gobiernos a medidas drásticas de austeridad, reduciendo el gasto público social, con recortes de las ayudas al desempleo, la salud, la vivienda, etc., causando grave sufrimiento humano y descontento social, especialmente en las clases más bajas. Según recientes estudios académicos, medidas de austeridad parecidas, aplicadas en Alemania en los años 1930, fueron decisivas para el éxito electoral de Hitler, ‘salvador’ frente a la inseguridad y el descontento social. Hoy se advierte en Europa cierta derecha autoritaria que espera que la situación se pudra para erigirse en defensora de los descontentos, con demagogia populista y la bandera de un autoritarismo posdemocrático. Varios hechos han causado alarma en los últimos tiempos. La líder del segundo partido de Francia, Marine Le Pen, ha elegido como eslogan de su partido ‘Franceses, despertad’, copiado del Partido Nacional Socialista. En Berlín, escuadras nazis intentaron asaltar el Reichstag (Parlamento) que sus antecesores quemaron en 1933. En Bélgica se ha visto a policías hacer el saludo nazi, mientras torturaban a un detenido... Ojalá se trate de hechos aislados.

ANTONIO ALBIÑANA

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.