La nueva guerra fría

La nueva guerra fría

El mundo vive una nueva carrera armamentista, esta vez con irrupción de China como potencia.

10 de agosto 2019 , 11:05 p.m.

El eje central de la política exterior del presidente estadounidense, Donald Trump, con el lema ‘América primero’ parece ser el de romper todos los acuerdos internacionales bilaterales o multilaterales, particularmente los suscritos por su antecesor, Barack Obama.

Empezó con el que negociaron laboriosamente las grandes potencias con Irán para que eliminara cualquier programa nuclear militar a cambio de suspender las sanciones económicas que ahogaban la República islámica, un pacto fundamental para Oriente Próximo. Después de anular ese acuerdo, Trump firmó hace muy pocos días la ruptura del Tratado para la eliminación de misiles nucleares de corto y mediano alcance (INF), al que llegaron los presidentes Gorbachov y Reagan en 1987 y que significó el inicio del final de la Guerra Fría entre las dos grandes potencias del planeta. El acuerdo permitió la eliminación de los misiles SS20 rusos y la de los Per-shing de Estados Unidos desplegados en Europa y que, según la CIA, lo dotaban de la “capacidad inmediata del primer golpe”. La ruptura del INF por Trump significa, a juicio del secretario general de la ONU, António Guterres, que “el mundo ha perdido un freno invaluable en la guerra nuclear”. Para uno de los firmantes, el exmandatario soviético Gorbachov, el abandono del Tratado de Desarme significa “dinamita no solo sobre la seguridad de Europa, sino de todo el mundo”.

De inmediato, el Pentágono anunció la intención de desarrollar “plenamente” los misiles que prohibía el tratado, mientras que los rusos programan una nueva carrera armamentista: “Rusia nunca perderá”, ha anunciado el viceministro de Exteriores Serguéi Riabkov. Los analistas internacionales temen que el otro gran tratado que aún queda en vigor, el New Start, que limita el número de ojivas nucleares de largo alcance, firmado por los presidentes Obama y Medvedev en 2010 y que expira el próximo año, también sea roto por iniciativa de Trump. Se desmorona así toda la estructura del control del armamento nuclear y el progresivo desarme negociado desde los años 60, mientras que nuevas amenazas aparecen en el horizonte de esta nueva ‘Guerra Fría 2.0’: armas cibernéticas, misiles hipersónicos, robots asesinos...

El mundo, según el Instituto para la Paz de Estocolmo (Sipri), vive una nueva carrera armamentista, esta vez multipolar, con la irrupción de China como potencia emergente que avanza en la constitución de una flota de alta mar y hoy vende algunos de los drones más sofisticados que existen. Simétricamente, Estados Unidos anuncia la reconstrucción de la II Flota, que intervino en la crisis con Cuba en 1962, mientras continúa con la renovación de sus arsenales nucleares iniciada con Obama.

Los analistas y centros de pensamiento prevén una disminución de las guerras “de baja intensidad”, contra el terrorismo por ejemplo, pero un incremento del riesgo de conflictos a gran escala, incluso con dimensión atómica, que podrían desencadenarse a partir de situaciones casi ignoradas como la disputa China-EE. UU. sobre islas del Pacífico. Alguien recordaba que la Primera Guerra Mundial empezó por un incidente que nadie pensó que fuera a concluir en un conflicto con 17 millones de muertos.

P. S. Noam Chomsky propuso alguna vez dividir la historia del ‘Homo sapiens’ en dos etapas: la AAN (antes de las armas nucleares) y la EAN (era de las armas nucleares). Del inicio de la segunda acabamos de conmemorar el 74.° aniversario. El 6 de agosto de 1945, el presidente estadounidense Truman ordenó el lanzamiento de la primera bomba atómica sobre la ciudad japonesa inerme de Hiroshima, ocasionando 140.000 muertos y un número aún no determinado de irradiados. Una acción espantosa y especialmente estúpida, cuando Japón ya se hallaba derrotado. Sería un buen momento para reflexionar sobre si la humanidad debe seguir fabricando y almacenando ingenios que pueden significar en cualquier momento lo que se denominó “la destrucción mutua asegurada”.

ANTONIO ALBIÑANA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.