Irán: más cerca del abismo

Irán: más cerca del abismo

Van a ser necesarios esfuerzos diplomáticos para impedir la escalada nuclear y frenar la tensión.

13 de julio 2019 , 11:20 p.m.

¿Está fijando Trump el escenario para un intento de cambio de régimen en Irán por la fuerza militar?, se pregunta el excanciller alemán Joschka Fischer. Y, aunque el presidente estadounidense lo niega de entrada, el ahora importante consultor internacional señala: “Sin embargo, sus acciones son exactamente iguales a si los neoconservadores que llevaron al expresidente George W. Bush a la guerra de Irak siguieran tomando las decisiones”.

En todo caso, la percepción de Fischer la acaba de confirmar el hasta ahora embajador británico en Washington, cuyas impresiones después de tratar a Trump se han filtrado, motivando su dimisión. “La política trumpista sobre Irán es incoherente y caótica y de difícil corrección en un inmediato futuro”.

Por su parte, la dirigencia iraní, con su anuncio de dar pasos para hacerse con material nuclear capaz de conducir a la fabricación de ingenios para usos militares, está poniendo en bandeja la satanización que persiguen los ‘halcones’ del entorno de Donald Trump. Primero fue la decisión de almacenar residuos de la actividad nuclear civil por encima de lo acordado. El domingo pasado, Teherán anunció el enriquecimiento de uranio por encima del 5 por ciento, cuando lo pactado eran cifras muy inferiores, así como ir incrementando cada sesenta días la ruptura del acuerdo de 2015 si Europa no consigue detener las sanciones económicas.

Como se recordará, Estados Unidos y los países europeos más importantes alcanzaron un acuerdo, después de años de negociaciones, para suspender el programa nuclear militar de Irán a cambio de que se eliminaran las sanciones que pesaban sobre el país de los ayatolás. Estados Unidos rompió hace un año el pacto, imponiendo una persecución económica a Irán, especialmente orientada a impedir que comercialice su petróleo.

Antes de las sanciones, Irán exportaba 2,5 millones de barriles de petróleo diarios, hoy no llegan a 300.000, y su economía se basa precisamente en las exportaciones de crudo. Como sucedió con los castigos a Irak, las medidas contra la economía iraní impuestas por Estados Unidos están siendo devastadoras, en especial para la población más pobre de este país de 80 millones de habitantes. La inflación se ha disparado hasta el 40 por ciento, y el costo de alimentos y medicinas ha crecido entre el 40 y el 60 por ciento.

El martes pasado, Joseph Dunfor, jefe del Estado Mayor, anunció que Estados Unidos, que tiene sembradas de bases militares las vastas fronteras de Irán, está intentando crear una coalición militar internacional, teóricamente, para proteger la navegación frente a las costas de Irán, adonde ya ha desplazado una importante flota de guerra. Por su parte, los Guardianes de la Revolución iraníes han declarado en un comunicado, tras un incidente con un petrolero en el estrecho de Ormuz, que “la Armada revolucionaria, en caso de recibir una orden para tomar buques extranjeros, es capaz de hacerlo de manera inmediata, firme y rápida”.

En todo caso, diversos analistas internacionales consideran estos días que una posible acción militar contra Irán sería extremadamente compleja e imprevisible, ocasionaría muchísimas víctimas y tendría repercusiones a nivel planetario. Incluso podría darse la intervención de Rusia en apoyo de los persas. En los próximos días van a ser necesarios esfuerzos diplomáticos para impedir la escalada nuclear de Irán y frenar la tensión en la zona. Europa, según ‘The Washington Post’, debe hacer de tampón entre estadounidenses e iraníes para evitar una confrontación de consecuencias catastróficas que algunos sectores dirigentes parecen desear en la capital norteamericana, sin calibrar del todo sus posibles consecuencias humanas. Tony Judt recordaba a la antigua secretaria de Estado Condolezza Rice, quien, tras la segunda guerra de Líbano, cuando la invasión israelí desató una gran escalada de sufrimiento entre la población civil, afirmó sin titubeos que aquellas eran “las contracciones del parto de un nuevo Oriente Próximo”.

ANTONIO ALBIÑANA

Sal de la rutina

Más de Antonio Albiñana

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.