¿Hacia el fin de la Otán?

¿Hacia el fin de la Otán?

Muchos vislumbran el fin de esta alianza ante desgaste de materiales y falta de sentido histórico.

08 de diciembre 2019 , 12:40 a.m.

Entre acusaciones cruzadas, desconfianzas y desencuentros; a falta de redefinir su papel político y militar, y con el ridículo final de la pataleta del comandante en jefe del ejército director, Donald Trump, por el choteo de sus colegas dirigentes, terminó la cumbre de la Otán, celebrada esta semana en Londres. Muchos analistas vislumbran el final de la alianza militar más poderosa del mundo ante el desgaste de los materiales y su falta de sentido histórico.

La reunión había sido precedida por las declaraciones del presidente francés, Emmanuel Macron, que afirmaba sin rodeos al semanario británico ‘The Economist’ que la Otán se encontraría en “muerte cerebral”, y apuntando que la dinámica histórica tiende al distanciamiento estratégico entre Estados Unidos y Europa. Afirmaciones que fueron recogidas por Donald Trump como un “insulto”. A partir de ahí se sucedieron dos días de reuniones improductivas, con discusiones a puerta cerrada, como la provocada por el socio turco Erdogan a propósito de su intervención en Siria, con un comunicado final insulso, sin definir cambios ni estrategias y dando a entender que la cumbre no se repetirá el año próximo. Y con Trump abandonando intempestivamente el continente europeo sin despedirse.

Creada al final de la Segunda Guerra Mundial, la Otán se montó con un objetivo primordial: defender con las armas a Europa occidental de un posible ataque de la Unión Soviética, con el 76 por ciento del gasto militar mundial. Cuando la amenaza desapareció con la implosión de la URSS, lo lógico hubiera sido disolverla y dedicar su presupuesto a otros fines. Pero hoy, para Estados Unidos y su potente ‘complejo militar-industrial’ es su instrumento para mantener a los países europeos en una cierta relación de dependencia y permite asignar un volumen importante de armas estadounidenses bien remuneradas.

Actualmente, y de ahí podría llegar el fin de la Otán, los países europeos se plantean activar una política propia de seguridad y defensa sin depender de la Alianza Atlántica. La falta de empatía con Trump está haciendo todo lo demás. Para Europa, y así lo ha podido comprobar este en las últimas cumbres, Washington ya no es un socio fiel ni un incondicional aliado. Para Angela Merkel, la dirigente conservadora alemana que está de salida en su cargo como canciller: “La Otán pudo ser útil durante décadas, pero inevitablemente significa depender de un líder cada vez menos fiable”. Macron es aún más claro: “Estados Unidos tiene un presidente que no comparte nuestra idea de un proyecto europeo”.

Podríamos estar en vísperas de cambios decisivos en materia geopolítica ante la autonomía defensiva y europea al margen de una alianza militar con objetivos cada vez más lejanos de su proyección exterior. Las autoridades del Viejo Continente parecen haber asimilado que, como declaraba el antiguo secretario general adjunto de la ONU, Denis Halliday: “La Otán es el principal enemigo para la paz mundial”.

P. S. La decepción Guaidó. Después de más de un año intentando acabar con el régimen de Nicolás Maduro, el nombrado por la Asamblea Nacional como ‘presidente interino’, Juan Guaidó, se ha ido desinflando como alternativa para sustituir al desastroso gobierno venezolano. Su triple estrategia –unir a la oposición en torno a su figura, levantar a los militares y lograr una activa presión de Estados Unidos– no le ha funcionado. Su favorabilidad ha ido decayendo entre la gente desde el pasado mes de enero. El último intento, el 16 de noviembre, para aprovechar el eco de la salida de Evo Morales en Bolivia, fracasó. La oposición se divide, y los últimos casos de corrupción entre sus filas –la llamada operación ‘maletín verde’– podrían haber dado la puntilla a Guaidó. Estados Unidos y la Unión Europea parecen ser partidarios de una salida negociada con el chavismo, lejos de las salidas guerreristas de algunos estrategas como el embajador Pacho Santos y sus aconsejadas “operaciones encubiertas”.

ANTONIO ALBIÑANA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.