Estados Unidos: halcones fuera

Estados Unidos: halcones fuera

A partir de ahora, la política exterior de Donald Trump la dirigirá él mismo.

15 de septiembre 2019 , 12:39 a.m.

Con la abrupta defenestración del secretario de Defensa John Bolton el martes pasado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inicia una etapa en la que se considera listo para dirigir la política exterior con su dinámica personalista basada en tres ejes: no respetar los acuerdos internacionales firmados por sus antecesores, alternar las declaraciones más espectaculares y amenazantes con la invitación a negociar para resolver los grandes conflictos internacionales, e ir saliendo de todas las intervenciones exteriores en las que Estados Unidos tenga que aportar efectivos, para centrarse en la política interna.

Bolton ha sido uno de los personajes más nefastos en llegar al núcleo central del Gobierno estadounidense. Trump, ahora arrepentido, lo nombró, según ‘The Washington Post’, por “sus ‘performances’ televisivas”. Su trayectoria no podía ser más belicosa: en la antigua Yugoslavia, en el impulso a la invasión de Irak con Bush, en sus declaraciones sobre la necesidad de destruir a Irán, y ahora con su política de guerra a Venezuela. Se recuerda la pueril muestra a los periodistas, como al desgaire, de un cuaderno escolar en el que se leía con rotulador negro: “5.000 efectivos a Colombia”. En una entrevista con la Fox se refirió a sus conversaciones con compañías petroleras estadounidenses para “producir petróleo en Venezuela”, “es una oportunidad de negocio, tenemos mucho en juego, pero antes es necesario el derrocamiento del gobierno de Maduro”. Ahí, como declaró abiertamente el presidente, Bolton “se pasó de la raya”, y decidió echarlo de la Casa Blanca. Su plan, aunque les pese a los ‘halcones criollos’, es negociar una salida pacífica para Venezuela por medio de Elliot Abrams, quien, con Bernie Aronson (que intervino en la conversaciones Gobierno-Farc), fue el artífice del pacto con la Unión Soviética para ‘desovietizar’ Centroamérica, según relata el exvicepresidente de Nicaragua Sergio Ramírez en sus memorias.

Bolton había metido palos en las ruedas en los principales asuntos conflictivos globales sobre los que Trump quiere salidas negociadas. En Corea, poniendo buena cara a Kim Jong-un, sin dejarse provocar por sus ensayos armamentísticos. En Irán, donde ha propuesto al presidente Rohaní negociar “sin condiciones previas”. En Afganistán, donde planeó llevar a los jefes talibanes hasta la residencia presidencial de Camp David, como paso previo a la salida de las tropas estadounidenses del país asiático, operación boicoteada por Bolton.

A partir de ahora, la política exterior del presidente estadounidense la dirigirá él mismo, con el acomodaticio exdirector de la CIA Mike Pompeo y su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner, a quien ya ha nombrado representante para México y Oriente (lo de Ivanka merecerá capítulo aparte, después de hacernos sonrojar con su valerosa lucha por el ‘empoderamiento’ femenino).

Cumple así Trump, de cara a las elecciones del próximo año, con su promesa de “reducir el compromiso americano en el extranjero”. Vuelta a sus mensajes internos con la bandera del racismo blanco y la política antiinmigración, y a cuidar el rebaño republicano, un partido que, según el premio nobel Paul Krugman: “desde Reagan se ha dedicado a estafar a los votantes estadounidenses”.

P. S. Hace 400 años llegaba a las costas de Virginia el White Lion, un barco que transportaba “veintitantos negros” (“20 and odd negroes”, según el manifiesto de la nave), los primeros esclavos que llegaron a Estados Unidos, en 1619. El aniversario está siendo objeto de debates académicos y sociales sobre el inicio de una atrocidad que llegó a sumar más de 12 millones de africanos vendidos hasta 1867. Continúa la discusión sobre si se ha de resarcir monetariamente a los negros americanos descendientes de esclavos. Lo que no tienen discusión son los datos de desigualdad con los blancos en número de muertos a manos de la policía, presos y gente en pobreza extrema.

ANTONIO ALBIÑANA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.