España gira a la izquierda

España gira a la izquierda

Un gobierno de unión de izquierdas puede servir para reanimar políticas progresistas en el futuro.

16 de noviembre 2019 , 11:09 p.m.

Lo que está a punto de suceder en España, la subida al Gobierno de un frente de izquierdas, no tiene precedentes en este país desde hace casi un siglo –antes de la dictadura de Franco– ni prácticamente en el ámbito europeo posterior a la Segunda Guerra. La unión del Partido Socialista y de la izquierda radical de Podemos necesitará del apoyo parlamentario, mediante la adhesión o la abstención de otros partidos minoritarios para lograr la mayoría suficiente con la que el presidente socialista en funciones, Pedro Sánchez, pueda formar su gabinete y empezar a gobernar antes de fin de año, cerrando un largo lapso de interinidad y cansancio social.

La convocatoria de nuevas elecciones, las cuartas en cuatro años, fue un error de Sánchez: el Partido Socialista bajó en escaños, al igual que Podemos, y se catapultó al ultraderechista Vox, que, con 3’600.000 votos, se consolida como tercera fuerza, tras la laminación del seudocentrista Ciudadanos. Así que, lesionados por el resultado electoral, en la noche del pasado lunes, con las urnas aún calientes, se reunieron en secreto el dirigente socialista y el jefe de Podemos, Pablo Iglesias, para fraguar una alianza programática y de gobierno que cerraron al día siguiente con un espectacular abrazo ante la prensa. De ir todo bien, Iglesias será vicepresidente de Asuntos Sociales del Gobierno de España, acompañado de tres dirigentes de su formación a título de ministros.

La trayectoria del movimiento Podemos no puede ser más curiosa. Nació al calor de las manifestaciones y acampadas del 15M de 2014, en disconformidad con lo que hacían los partidos en España. “No nos representan” era la consigna, mientras dificultaban las entradas al Parlamento. Sus gestos alternativos y asamblearios se fueron ahormando a una estructura de partido político, incluyendo maniobras, juegos de poder y escisiones. En unas semanas, los otrora alternativos de Podemos ocuparán sillones ministeriales que los obligarán a apoyar políticas más o menos impopulares, como las que marca la Unión Europea en materia de austeridad, aunque probablemente han introducido en la agenda del futuro gobierno de España serios avances en políticas sociales.

Lo que está a punto de suceder en España es algo insólito a nivel continental. Salvo durante la experiencia de Mitterrand en la Francia de los 80, la socialdemocracia siempre ha pactado con su derecha, y los alternativos siempre han sido marginales o perseguidos: un gobierno de unión de izquierdas en el 4.º país de la Unión Europea puede servir para reanimar políticas progresistas en el futuro y cerrar el paso a los movimientos populistas.

P. S. Taxonomías. La experiencia latinoamericana puede servir para clasificar los diferentes tipos de golpe de Estado. Los ‘duros’, con el Chile de Pinochet como posible modelo: ataque armado a la Presidencia, tanques en las calles, detenciones, torturas y desapariciones desde la primera noche. Los ‘fuertes’, como el llevado a cabo en Honduras en 2009: los militares despiertan al presidente Zelaya y se lo llevan en piyama a un helicóptero para depositarlo en Costa Rica, sin más alteración del orden y con una nueva presidencia sumisa.

Por último, el modelo de golpe de Estado ‘blando’ es el que acaba de sufrir el presidente de Bolivia, Evo Morales. A unas horas de su anuncio, el pasado domingo, de que convocaba nuevas elecciones bajo supervisión internacional para superar las acusaciones de fraude sobre las últimas, el jefe del Ejército le indica suavemente a través de los medios: “Sugerimos que el presidente renuncie”.

Abandonado por las fuerzas policiales y militares, con los representantes de la oligarquía boliviana, procedente principalmente de Santa Cruz, ocupando la capital... Morales no retenía capacidad ni siquiera para asegurar su casa, que fue asaltada. En el vuelo hacia su exilio mexicano, el primer presidente indígena de América debió de meditar sobre la distancia entre tener el Gobierno y tener el poder.

ANTONIO ALBIÑANA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.