El triunfo de la decencia

El triunfo de la decencia

La agresión del coronavirus apela a toda la ciudadanía en su responsabilidad cívica y personal.

22 de marzo 2020 , 01:29 a.m.

En la novela ‘La peste’, tan recordada estos días, su personaje central, el doctor Rieux, un trasunto del propio Albert Camus, responde a quien lo interroga sobre cómo combatir la epidemia: “Puede parecer una idea ridícula, pero la única manera de combatir la plaga es la decencia”. Es una apuesta por la solidaridad, la fraternidad y la heroicidad del hombre común, que apela al temple de toda una sociedad digna, en un momento dramático como el que atraviesan Colombia y el mundo.

Por ejemplo: de los testimonios individuales a lo social. En Cataluña (España), 3.500 estudiantes de la carrera de salud se han ofrecido como voluntarios para apoyar los esfuerzos clínicos contra la pandemia. En el mismo territorio, centenares de voluntarios echan una mano a las personas más vulnerables, organizadas mediante las redes sociales. La agresión del coronavirus apela a toda la ciudadanía en su responsabilidad cívica y personal. Como señala el premio nobel Joseph Stiglitz: “El coronavirus nos impulsa a repensar el significado de nuestra vida, nuestra forma de estar juntos, los peligros de la globalización, ya que es posible que nos devuelva una normalidad diferente, un renacer distinto”.

Una primera señal de alerta: ante la inseguridad difusa se plantea la tentación autoritaria. Y es cierto que la crisis ha demostrado la fragilidad y vulnerabilidad de las sociedades desarrolladas, y puede provocar la seducción del autoritarismo ante el miedo, pero nada sería peor que seguir una vía como la china, que conduce a una pesadilla orwelliana en la que desaparecería la libertad individual. Además, hay que situar en sus términos la supuesta eficiencia de la dictadura de Xi Jinping: según informaciones de diversos medios, que citan fuentes chinas, si la dictadura, en lugar de ocultar durante la primera semana la dimensión de la epidemia, hubiera actuado puntualmente, se habría evitado el 66 % de los contagios.

Lo que la crisis del coronavirus enseña al mundo occidental es la necesidad de contar con un buen sistema de salud pública, de atención médica para todos, la mejor inversión que puede hacer una sociedad. Por lo demás, en estos momentos de dificultad que vamos a vivir hacen falta la solidaridad y la cooperación. El “apoyo mutuo” del que hablaba el teórico anarquista Kropotkin, frente al neodarwinismo social de “la lucha por la vida” y, como señala el profesor Innerarity, “la necesidad de una gigantesca movilización social, del personal sanitario, de la ciencia, de los microcomportamientos individuales...”, es lo que nos está mostrando tanta gente que, a veces con trabajos precarizados, está laborando para salvar nuestras vidas.

Al final de ‘La peste’, el doctor Rieux/Camus, tras observar la miseria, la generosidad, el miedo y la nobleza de la gente, concluye que, en medio de tantas aflicciones, lo que uno aprende es “que en el hombre hay más cosas dignas de admiración que de desprecio”.

P. S. Crisis monárquica. Así como en Colombia el escándalo de la ‘Ñeñepolítica’ se ha cruzado con la crisis del coronavirus, en España esta pandemia ha coincidido con la crisis de la Casa Real que está haciendo tambalear la institución monárquica, hoy encarnada por Felipe VI. La voracidad por amasar una gran fortuna sin escrúpulo alguno y la frivolidad, digamos sentimental, del ‘rey emérito’ Juan Carlos I han llegado a su clímax con las amenazas de su antigua amante despechada, la aventurera Corinna Larsen, de revelar toda una serie de maniobras económicas ilícitas y movimientos realizados en paraísos fiscales, en los que Corinna hacía de socia y testaferro, para mover decenas de millones de euros. Después de revelarse el escándalo en la prensa europea, el rey Felipe ha establecido un cordón sanitario con su padre, retirándole su sueldo a cuenta del erario y rompiendo toda relación. El escándalo está reviviendo el soterrado sentimiento republicano de una parte del pueblo español.

ANTONIO ALBIÑANA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.