El primer problema del planeta

El primer problema del planeta

Emisión de gases de efecto invernadero causa impactos decisivos que ponen en riesgo la supervivencia

01 de diciembre 2019 , 02:47 a.m.

Injusticias, desigualdades, guerras locales, incluso genocidios, son males que afectan a los pueblos en distintos lugares y se tienen que abordar con la debida respuesta social y de las instituciones nacionales e internacionales. Pero solo hay un problema que nos afecta decisivamente a todos a escala planetaria: el cambio climático causado por el calentamiento global, que solo podrá abordarse si toda la población del mundo se decide a actuar sin espera. Según el científico David Wallace-Wells (‘La Tierra inhabitable’), “será la más grande batalla de la historia de la humanidad, y es ahora cuando es preciso actuar”.

Atravesamos una nueva era geológica protagonizada por el impacto de las actividades humanas en la Tierra, que una parte de la comunidad científica ha bautizado como el ‘antropoceno’, con impactos decisivos que ponen en riesgo la supervivencia de la flora y la fauna, incluso de la especie humana. La principal causa es la emisión de gases de efecto invernadero, relacionada con la quema de combustibles fósiles: carbón, gas y petróleo. Según el último informe del Grupo de Expertos Intergubernamental sobre el Cambio Climático, acerca de la evolución del clima, el alza de las temperaturas llegará a 4,8 °C en 2100 (en relación con el periodo 1986-2005). Con esa evolución, el mar de los océanos aumentará 6 metros y cerca de 375 millones de seres humanos verán su hábitat bajo las aguas. Pero, según la prestigiosa revista ‘Nature Geoscience’, esta es una previsión optimista, 6 veces por debajo de la realidad.

En cuanto a las consecuencias del cambio climático, empiezan a evaluarse como urgencias la inseguridad alimentaria causada por las sequías y los riesgos para la salud humana en forma de epidemias mortales y brotes endémicos. Un ejemplo: un año después de las inundaciones en Pakistán de 2010 hubo 37 millones de casos registrados de malaria, diarreas e infecciones respiratorias. Aflora silenciosamente la aparición de los ‘refugiados climáticos’ que han visto destruidos sus medios de subsistencia y, según los informes de Climate Transparency, “los fenómenos meteorológicos extremos vinculados a la coyuntura del calentamiento del planeta dejan cada año más de 16.000 muertos y pérdidas económicas de unos 142.000 millones de dólares”.

Ante este panorama, Naciones Unidas convocó en 2015 una cumbre del clima en París con la idea de que se acaba el tiempo para la lucha contra el cambio climático, y buscando un compromiso de los países más desarrollados del planeta, para llegar en 2050 a emisiones cero de gases de efecto invernadero. La realidad ha sido la contraria: en 2018, las emisiones de CO2 aumentaron hasta su récord. Ninguno de los países del G20 (los más potentes) estableció políticas para cumplir los Acuerdos de París, y nadie tuvo en cuenta las conclusiones de la Cumbre sobre el Clima en sus políticas.

Así llegamos a la siguiente cumbre, que se iniciará mañana en Madrid. Ya el presidente Donald Trump ha dicho que no asistirá, contumaz en su negacionismo sobre el cambio climático. Lo hará la líder demócrata Nancy Pelosi, junto con representantes de 70 países. En todo caso, el ambiente de pasividad política no coincide con el sentimiento de la comunidad científica y los movimientos implicados, que señalan que la humanidad ha perdido un tiempo precioso en la lucha contra la emergencia climática. Un acuerdo de mínimos debiera concluir que las emisiones mundiales se redujeran un 7,6 por ciento cada año entre 2020 y 2030, al contrario del último decenio, en que han aumentado un 1,5 por ciento. Pocas esperanzas, sobre todo de cumplimiento.

El Parlamento Europeo aprobó el jueves una declaración de “emergencia climática” en vísperas de la Conferencia de Madrid. Simbólica y no vinculante. Al final de la sesión, el representante del Grupo de los Verdes, el holandés Bas Eickhout, afirmaba: “Podemos declarar emergencias climáticas, pero la gente nos pide acciones, no declaraciones. Ya tenemos suficientes declaraciones vacías”.

ANTONIO ALBIÑANA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.