Si son buenos, ¿por qué acabarlos? (I)

Si son buenos, ¿por qué acabarlos? (I)

La intención clarísima de los colegios en concesión es prestar un servicio calificado a la comunidad

14 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

He escrito en EL TIEMPO varios artículos defendiendo la más bella profesión del mundo, la del maestro. ¿Prueba de esta afirmación? Cuando Dios se hizo hombre, se hizo Maestro y lo llamamos el Divino Maestro. Esta vez debo referirme a los maestros de Bogotá, reunidos en la ADE (Asociación Distrital de Educadores), porque pelaron el cobre. Busco en internet esta expresión, y dice que tiene por sinónimo ‘se le vio el plumero’. Se supone que todos, con ánimo patriótico y corazón noble, queremos que las cosas en Colombia funcionen bien. Todos queremos que nuestros niños y muchachos tengan la mejor educación posible.

Pues bien, el Ministerio de Educación, la Secretaría de Educación del Distrito, los padres de familia y los alumnos interesados están felices con la educación que les brindan los colegios llamados en concesión, que el Gobierno ha propiciado en varias ciudades del país. Los excelentes resultados están a la vista y satisfacción de todos, menos de los maestros de la ADE, y ellos, como maestros serios y responsables, deberían ser los primeros en alegrarse de este magnífico servicio que se presta a la juventud. Pero, incomprensiblemente, no es así.

Los colegios en concesión son aquellos que el Gobierno entrega a entidades privadas de reconocida trayectoria pedagógica, avalada por magníficos resultados, para que eduquen a sectores de la población de menos recursos económicos con la capacidad y experiencia que el país les reconoce. Las instituciones interesadas en prestar este servicio se presentan a un concurso público abierto por el Gobierno. El Estado, cumpliendo su deber de facilitar la educación a los colombianos, se encarga de pagar a los colegios en concesión.

El argumento que esgrime la ADE es que de esta manera se privatiza la educación. Argumento que se cae de su peso, pues la educación que se brinda es gratuita y no tiene ningún precio económico para los alumnos. Se encarga a entidades de reconocida experiencia en la dirección de escuelas y colegios, pero por ningún lado se ve que se privatice la educación. A los colegios, el Gobierno les reconoce lo indispensable para la dirección de las obras y no para enriquecerse. La intención clarísima de los que dirigen los colegios en concesión es prestar un servicio calificado a la comunidad.

Ahora viene lo irrefutable: los colegios en concesión obtienen mejores resultados en las pruebas Saber, tienen excelente ambiente escolar, gozan de mejor acceso a las universidades y presentan baja deserción. ¿Por qué molestarse con estos buenos resultados? No entiendo el flojo argumento de un concejal de Bogotá, Juan Carlos Flórez, al que aprecio y admiro, cuando dice: “Más que colegios en concesión, lo que necesita la ciudad es mejorar la calidad de la educación pública”. ¿Y qué tal si mejoramos la educación pública y seguimos con los excelentes colegios en concesión?

Contra la corrupción

El domingo 26 de agosto, todos, sin excepción, debemos salir a votar contra la corrupción y la política podrida. Debemos marcar SÍ en toda las casillas. Si no votamos, luego no nos quejemos de que ellos nos sigan robando el país.

La importancia de las montañas

El Colegio Champagnat de Bogotá celebra todos los años un evento académico sobre la importancia de las montañas, y en esta ocasión hace énfasis, además, en la importancia del río Orinoco. El invitado especial es Juanito Oiarzábal, español que ha estado 22 veces sobre los 8.000 metros, en las montañas del Himalaya. Días 21, 22, 23 y 24 de agosto a partir de las 6 p. m. Carrera 17 n.° 39B-51, entrada libre.

ANDRÉS HURTADO GARCÍA

Sal de la rutina

Más de Andrés Hurtado García

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.