Réquiem por el valle de Cocora

Réquiem por el valle de Cocora

El valle se convirtió en meca de lo que se llama recreación destructiva.

05 de noviembre 2019 , 07:00 p.m.

Los colombianos estamos felices porque a raíz del proceso de paz hemos entrado en una etapa de mayor tranquilidad que se ve, desgraciadamente, ensombrecida por la inseguridad que los nuevos alcaldes se han comprometido en erradicar. ¡Dios los oiga!

Esta tranquilidad ha redundado en un interesante crecimiento del turismo, motivo que alegra al Gobierno y los entes encargados del sector, que aprovechan además cualquier ocasión para publicitarlo. Yo, por mi parte, que llevo más de 60 años promoviendo y practicando el turismo de naturaleza con mis libros, con mis excursiones y abriendo nuevas rutas y llevando a ellas a colombianos con mi grupo, llamado Colombia Secreta, no me canso de advertir al Gobierno y sus entes sobre un turismo bien organizado, con unas normas bien precisas que a petición del Gobierno, hace muchos años, di a los encargados del sector.

Ya estoy viendo en varias partes del país cómo el turismo de naturaleza mal ejecutado se está volviendo un desorden en el que ganan unos pocos y pierden la naturaleza y los turistas y viajeros serios. Tal es el caso del valle de Cocora, joya de la corona del interior del país, en la zona cafetera del Quindío.

Lo que hay en Cocora no es goce tranquilo del entorno, sino explotación masiva del paisaje

No sé cuál es el ente responsable en el Quindío de que las cosas marchen como Dios manda. Pero este idílico valle, como no hay otro en Colombia, tiene ahora casi todas las estrellas negras que un espacio mal planificado pueda soportar. La pavimentación de la carretera fue un desastre. Nos opusimos apasionadamente a ella desde estas mismas páginas de EL TIEMPO. Y con la carretera acabaron de llegar todas las desgracias. Los turistas iban a gozar de paz y silencio en un ambiente de sobrecogedora belleza. Ahora, el ruido se llevó al traste la tranquilidad.

Riadas de ciclistas invaden el Valle. A la entrada se repartía una bolsa para la basura, ya no se hace. El valle se convirtió en meca de lo que se llama recreación destructiva.
Ofende la contaminación visual y auditiva. Vallas y letreros de vivos colores están reemplazando el verde de la naturaleza. Cocora se está pareciendo a otros dos espacios que igualmente se están degradando: el cabo de la Vela y la Tatacoa, que podrían definirse como largas calles a cuyos lados se levantan decenas y decenas de restaurantes, albergues y ventas de artesanías y de todo tipo de suvenires. Hay exceso de turistas en Cocora. Debe estudiarse la capacidad de carga y hacerse respetar. Lo que hay en Cocora no es goce tranquilo del entorno, sino explotación masiva del paisaje.

Unos biólogos me decían que hay demasiados eucaliptos, mientras que las palmas de cera que crecen en los potreros están destinadas a no perpetuarse. Propietarios de fincas me decían que las autoridades no conceden permisos, pero llegan personas con mucho dinero, y a ellas sí les autorizan sembrar aguacates.

El gran problema, me decían otros, es que el negocio económico de los habitantes de Salento es tener caballos. Hay exceso de caballos en el valle, se deberían limitar. Son interesantes para los turistas, sí, pero traen otros problemas como exceso de excrementos y deterioro de los caminos. El problema, me decían, “es que tratar de limitarlos desde aquí es imposible, se rebotan los dueños de los animales, eso se debe hacer desde Bogotá”.

Otra cosa que no entienden y enfurece a los dueños tradicionales de las fincas es que se han concedido títulos mineros en el valle. ¿Quién dio los títulos? ¿Son legales? Esa explotación sería la muerte definitiva del valle de Cocora.

Empodera tu conocimiento

Más de Andrés Hurtado García

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.