La alternancia, ni Mandrake

La alternancia, ni Mandrake

Gobierno, un consejo: ha manejado bien la crisis, no se eche al país de enemigo con esta propuesta.

16 de junio 2020 , 09:25 p.m.

Estuve tentado de iniciar este artículo con un sabio refrán, ‘zapatero a tus zapatos’, para aplicárselo cariñosamente a María Victoria Angulo, ministra de Educación. Pero no lo hago porque es inveterada costumbre colombiana nombrar ministros de Educación a quienes no hicieron carrera en educación. María Victoria es economista.
Pero como ministra de Educación quiero encargarle que organice según sus nuevas directivas de alternancia, colegios de triple jornada con 6.000 alumnos y con 2.000 alumnos, que los hay, y con espacios reducidos. Eso no lo hace ni Mandrake.

“Mientras siga la pandemia, la educación en Colombia no podrá funcionar como lo hacía antes de la llegada del coronavirus” (editorial de EL TIEMPO, 15 de junio). Constatamos que el número de infectados aumenta todos los días y, vistas la irreprimible indisciplina de muchos colombianos y la comprensible avalancha diaria de los vendedores ambulantes, no se avizora pronta solución.

Los padres de familia, por su parte, en un 90 % se han declarado renuentes a enviar a sus hijos a los colegios, y el presidente Duque ha dicho que ellos tienen la última palabra. Con las mismas normas para la alternancia, las tres principales autonomías españolas se niegan a obedecer al Gobierno: País Vasco, Cataluña y Madrid; Andalucía tampoco ve claro el panorama y dice que entonces se deberían contratar 30.000 nuevos profesores. Sobre el papel todo se ve fácil, pero la implementación de la alternancia es prácticamente imposible. Los niños no pueden llevar balones ni juguetes al colegio y deben salir a recreo sin balones, ¿a qué? ¿A sentarse en un rincón como el Pensador de Rodin? ¿Quién controla a niños ávidos y necesitados de movimiento? ¿Quién responde de que los niños conserven el tapabocas correctamente puesto toda la mañana en el colegio? ¿Quién logra esa hazaña? ¿Los pobres maestros deben estar todo el día detrás de ellos para que no se toquen, no se bajen el tapabocas, no se acerquen?

Muchos colegios tienen salones pequeños. ¿Cómo asegurar la distancia requerida entre los estudiantes? El transporte escolar deberá multiplicarse para llevar siempre grupos pequeños, con lo cual el precio de este servicio subirá. ¿Quién lo pagará? El presidente Duque habla siempre de la salud de los niños, ¿y de los profesores, administrativos y empleados, qué? Si un profesor se enferma, ¿demanda al colegio o al rector?

En buena lógica, los alumnos deben llevar al colegio un certificado de que no tienen síntomas del virus. Si el alumno se infecta en el colegio, ¿los padres demandan a la institución? ¿Quién paga los tapabocas? Sería un gasto millonario que los colegios no pueden asumir, dado que la implementación de lavamanos, jabones, desinfectantes, baños y demás demanda un gasto enorme. Los alumnos deben llevar sus tapabocas.

Trasladar los gastos a los padres de familia tampoco suena correcto, ya que muchos por la pandemia tienen serios problemas económicos. Supongamos que el padre de familia envió al niño con certificado de buena salud al colegio, regresa y de pronto contagia a un miembro de la familia. ¿Quién me explica el lío que se arma?

Julián de Zubiría Samper envió a la ministra de Educación una carta abierta en la que le pone de presente la imposibilidad real de lograr la cacareada alternancia en los colegios, entre otros argumentos porque no ha podido el Gobierno proporcionar la bioseguridad al personal médico que atiende a los enfermos en los hospitales, mucho menos lo va a lograr con los millones de alumnos, padres de familia, profesores, administrativos y empleados de los colegios.

Gobierno, un cariñoso consejo: hasta ahora ha manejado bien la pandemia, no se eche al país de enemigo con esta ‘genialidad’.

Andrés Hurtado García

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.