Serenata –sonata #3– para Petro

Serenata –sonata #3– para Petro

¿Cuántas veces hemos visto a Petro enjuiciar y condenar desde Twitter con desgañotada ‘moral’?

28 de diciembre 2018 , 08:39 p.m.

Del señor Gustavo Francisco Petro se puede esperar absolutamente todo, e incluso hacernos ver que la justicia en Colombia –cuando de él se trata– no es ciega; es decir, por el momento no se vislumbra ninguna sanción política o –por lo menos– disciplinaria, porque él es Gustavo Francisco Petro: cordero perseguido o lobo aullador de balcón según la circunstancia. Y lo mejor: el mundo entero le queda debiendo explicaciones a él y la secta que practica sus letanías porque, según su ventajoso rasero, es más punible la publicación del video que el contenido. Eso sí, imaginemos que hubiera sido alguien de la oposición; él ya lo hubiera puesto en pantalla gigante para el país entero y tendría bien orquestadas las ONG de izquierda repitiendo que ‘Colombia es un Estado fallido’. Sin ir tan lejos, Estado fallido, el del vecino con las mismas arengas (promesas) políticas que Gustavo Francisco Petro tanto ha deseado implantar en Colombia.

Esta es la tercera vez en siete años que utilizo la misma canción. Reiteradamente busqué otras que me pudieran servir como dedicatoria para Gustavo Francisco Petro, pero ninguna se acopla de forma tan milimétrica a su manera de ‘hacer política’.

Los instrumentos entran de nuevo –como ya lo hicieron en dos ocasiones para el exsenador Merlano y el campeón mundial de tetris, Armando Benedetti–, y con la rabiosa prosa de Los Fabulosos Cadillacs, el redoble de la caja y, por último, las trompetas, ¡dice así…!

“…Vos que andás diciendo qué se debe hacer”. Le entregan dinero, le exponen expectativas de ‘trabajo’ (“usted va dentro del negocio”) y como lo demostró María Isabel Rueda en su columna del 8 de diciembre: “…compró una máquina experimental tapahuecos”. Por cierto, ¡¿dónde está hoy por hoy tan costoso artilugio mágico para el pavimento capitalino?! Fue precisamente en la alcaldía de Gustavo Francisco Petro que la adjudicación de contratos y compras caprichosas son aún temas por aclarar. Pero así, según él y sus discípulos, ¡es como “se debe hacer” (‘gobernar’)!

Con un timbal más acelerado, casi en primer plano, y la voz de Vicentico más presente: “es malo tu destino, ¿qué marcó tu camino?” Señores lectores, ¿por casualidad han leído la biografía de Gustavo Francisco Petro en Wikipedia? Tiene 64 referencias más que Bono, 34 más que Juan Pablo II. Incluso, cinco más que el padre de todas las guerrillas latinoamericanas: Fidel Castro. Petro, parece ser, ha hecho más historia que todos ellos juntos; además, está bien adornada con incontables “actos heroicos” y edulcoradas “decisiones salomónicas” como la recolección de basuras para Bogotá. Pero el papel –y también la Wikipedia– ¡aguanta todo! ¿La actualizara él mismo o tendrá algún escribano de ubres y fábulas de mafiosos que se dedique a tan ‘noble oficio’ esporádicamente?

“La canción que es valiente es canción para siempre” es la frase final de la misma estrofa. Y agreguemos: “¡defender la democracia, maestro!” ¡¿Les dirán algo esas palabras a todos los adoctrinados de Petro nacidos después del 90?! Es una frase que no hace parte de la canción, pero fue una expresión muy valiente y se quedó en la historia nacional para siempre cuando el grupo guerrillero de Petro le hacía favores a Pablo Escobar Gaviria: ¡ideología prepagada al mejor postor!

La canción prosigue y aún no llegamos al coro. “Como dijo mi abuela / aquí el que no corre vuela…”. Palabras y juicios: ¿cuántas veces hemos visto a Gustavo Francisco Petro enjuiciar y condenar desde su pedestal virtual de Twitter, desde un balcón y una plaza pública con desgañotada ‘moral’? Pero, como lo dice la misma canción… “¡Aquí el que no corre vuela!” Y él pasó de largo como un verdadero ‘avión’ con sus ‘contribuciones’ no declaradas para explayarse después con acaramelado video en una espiral de explicaciones más dudosas que la grabación en sí. Cualquiera que sea la cantidad de dinero que se entregue de esa forma y sin ningún registro debe ser investigada; mas, ostentamos una clase política tan pintoresca y un nivel de corrupción tan intrínseco que el delito es considerado como tal según de la cantidad de ceros. Por cierto, ¿fueron declarados en los libros de la campaña?

Coro…

“Vos tenés pa’l abrigo, otros mueren de frío”. Obviamente, y como es bien sabido, al líder de la Colombia Humana le gusta vestirse con la misma línea de su credo ideológico: Salvatore Ferragamo.

P. S.: “Desde siempre he sido respetuoso con la legalidad”: Gustavo Francisco Petro. Revista ‘Semana’ 11/13/2014 Petro tuvo interés en comprar la ‘máquina tapahuecos’

Sal de la rutina

Más de Andrés Candela

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.