Arrogancia no es sinónimo de ‘carácter’, señora Claudia López

Arrogancia no es sinónimo de ‘carácter’, señora Claudia López

Si así es una primera rueda de prensa como candidata, ¿cómo serán las declaraciones como alcaldesa?

29 de abril 2019 , 07:00 p.m.

Me he enterado de que en Colombia, los adjetivos aún se confunden y se mezclan. También me he dado cuenta de que la ‘ignorancia’ −desde el oportunista trampolín de campaña− es un calificativo prejuicioso, peyorativo con un sentido absoluto y no transitorio o concreto como debería ser: ¡nadie está obligado a saberlo todo en un momento dado! Ningún periodista. Nadie.

La fauna política con sus diversos discursos, arengas y demás baratijas populistas de campaña, en cualquier parte del mundo, es eternamente cambiante, pero siempre muy predecible: un día se amenazan, se odian; las requeridas propuestas brillan por su absoluta ausencia cuando los improperios hacen parte de la aburridora cotidianidad de campaña en las primeras páginas, y, como por arte de magia, resulta ser que −cuando llega el día de buscar o hacer coaliciones− se convierten en ‘el mejor amigo’ de su ex acérrimo enemigo y posan para la foto con fraternal abrazo; entonces, ¡¿por qué rasgarse las vestiduras cuando un reportero, en virtud de tanto cambio camaleónico en la imperecedera política, les reitera una pregunta que se puede responder de manera cordial o gentil?! No es lo que se responde, es la forma, ¡el tono que matiza una intolerante arrogancia, señora López!

¡¿Qué necesidad tenía la señora López de espetar al periodista Carlos Arturo Albino de RCN con ese inciso (‘ignorancia’) en la respuesta antes de tan cierto y certero argumento final de su declaración?! No era necesario, no hacía falta. Si así es una primera rueda de prensa como candidata, ¿cómo serán las declaraciones como alcaldesa ya electa?

Ese mismo día, en entrevista para EL TIEMPO, la candidata para la alcaldía de Bogotá afirmó que ella es “una mujer frentera, franca, valiente”. A renglón seguido agregó que se ha “enfrentado a gente con poder; con armas; con mafias, desde mi pluma, y no me arrepiento un segundo de haberlo hecho. Para eso, en la vida hay que tener carácter. Con la corrupción no se puede contemporizar. No es hablándonos pacito…”. En ese momento, el periodista de esta casa le hace ver que en esa rueda de prensa no estaba ante ninguno de los elementos mencionados por ella, simplemente le recuerda que él era “un periodista con un micrófono”, pero la señora López hace caso omiso de la intervención del reportero para continuar con lo que −considero− es un discurso ya memorizado y muy aprendido hasta el final de su campaña: “… ni con los narcos, ni con los ‘paracos’, ni con los de las Farc ni con los corruptos. ¡Contra ellos toda la firmeza y el carácter!”

Lo anterior −para mí, y en uso de mi opinión− hace parte de una muy populista introducción para concluir afirmando que “la inmensa mayoría de gente que me ve es como yo. Es gente hecha a pulso, gente con carácter. Es gente que nunca se ha dejado doblegar por el poder ni por la corrupción, es gente que no traga entero, es gente que viene de abajo y que sabe lo que es el abuso de poder porque lo sufre todos los días y que no va a contemporizar con eso jamás. Que eso me quita… Para todo en la vida hay que saber cuándo se tiene carácter o no”, finalizó la señora López para, de una vez por todas, referirse al asunto con el reportero de RCN.

Carlos Arturo Albino no lleva cinco años cubriendo política como lo aseguró la candidata de la alcaldía en este diario para hacer ver que su pregunta era “un acto de ignorancia”. Desconocer el verdadero tiempo de trayectoria profesional no la convierte a usted tampoco en una ‘ignorante’, señora López; por el contrario, afirmarlo sin ser verdad como usted lo dijo, ¿es una mentira y, por ende, usted sistemáticamente se convierte en una mentirosa, señora López?

Carlos Arturo Albino lleva cinco años viviendo en Colombia, de los cuales solo tres, como reportero, los ha ejercido en RCN cubriendo “orden público, crónicas, historias para ‘Noticias RCN’ ”, y ese día −como suele suceder muchas veces en la reportería por cuestiones de agenda− debió remplazar a un colega.

El periodismo −en cualquier sociedad que se jacte de democrática− está precisamente para enfocar y desnudar las intolerancias de aquellos candidatos que, bajo fanfarronas promesas y obtusas arengas populistas, deseen capitanear una ciudad. La reportería, la opinión, la encuesta, entre otros géneros periodísticos, siempre serán una brújula para cualquier candidato; mas, la vanidad de sus primitivas respuestas nos demuestra claramente que carácter jamás será un sinónimo de arrogancia.

Sal de la rutina

Más de Andrés Candela

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.