Jorge Eliecer Gaitán y la Colombia Humana

Jorge Eliecer Gaitán y la Colombia Humana

El recuerdo personal de Gaitán no está agotado para la construcción historiográfica.

09 de abril 2019 , 07:00 p.m.

La prolífica producción bibliográfica diseminada durante siete décadas de constantes remembranzas y conmemoraciones, que la propia evolución histórica de nuestro país se ha encargado de convocar en diversos ámbitos de la cultura política nacional e internacional, es un factor ciertamente intimidante para quien pretenda transmitir elementos de originalidad, novedad o de sorpresa en el tratamiento de temas ligados a la historia de un colombiano cuyas ideas siguen teniendo vigencia pese a los profundos cambios culturales, científicos y tecnológicos que inciden en el modo de vida y de pensar de nuestra sociedad.

La mayoría de las publicaciones que circulan desde la semana siguiente del asesinato del Tribuno del Pueblo están escritas en clave biográfica laudatoria, y, aunque cada autor o creador dice proponer alguna nueva faceta de interpretación sobre el acontecimiento o el personaje, sus esfuerzos conducen a establecer una diferencia mínima de enfoque estilístico o, cuando más, a digresiones de orden hermenéutico que, eventualmente, puedan o no contrastar con la generalidad de apreciaciones ya editadas.

Es cierto que buena parte de los trabajos de investigación sobre la vida, pasión y muerte de Jorge Eliécer Gaitán propuestos al análisis de la opinión –especialmente por académicos que han dedicado significativos esfuerzos a desentrañar y rastrear en el apasionante universo metodológico de las ciencias sociales factores que pudieran revelar hechos desconocidos o no completamente identificados por la historiografía– han logrado recrear contextos ambientales que favorecen la integración del rompecabezas.

Merced a ello, es posible leer el día a día del gran caudillo desde su concepción por el librero Eliécer Gaitán y la educadora Manuela Ayala, y seguirlo por todos los vericuetos de su periplo vital hasta el magnicidio brutal del 9 de abril de 1948. Hay trabajos de semiología discursiva que analizan los tonos de voz de cada discurso, la dramatización del expositor y la capacidad wagneriana de su crescendo oratorio.

Como investigador, he descubierto estudios de antropología jurídica construidos con esfuerzos dignos de mejor causa y reflexiones bastante serias en torno a la escuela positivista de la que derivó Gaitán una formación holística en relación con los problemas de la sociedad y del Estado. Otros están dirigidos a curiosear en las intimidades del caudillo y de su familia, no tanto para mantener vigente su memoria como para no dejarlo en paz.

Incluso es posible observar corrientes literarias de gaitanólogos que han apropiado para sí una visión, diríase, un tanto lineal de su perspectiva histórica al encasillar al líder en coordenadas discrepantes con la realidad vivida, aun sin desviarse de certezas contextuales, lo cual equivale a decir que son verdades a medias.

Me ha sucedido con el atractivo trabajo que lleva el título ‘Mataron a Gaitán’, del cual es autor el reconocido historiador Herbert Braun, eminente investigador y profesor de Virginia University. Se trata de un estudio de indiscutidos méritos metodológicos que revela esfuerzos significativos de investigación y de análisis, sin duda alguna cargada de información preciosa para los interesados en indagar por esos cincuenta años en que Jorge Eliécer Gaitán estuvo impulsando la “revolución democrática y pacífica” en Colombia. En una línea de similares características programáticas a la de la Colombia Humana liderada hoy por el valiente senador Gustavo Petro.

En el libro hay capítulos y párrafos que podrían tranquilamente ser suscritos por Laureano Eleuterio Gómez Castro, tempestuoso y criminal enemigo –que en ocasiones se acercó sibilinamente al líder liberal, para utilizarlo contra adversarios internos– que fustigó en muchas ocasiones su proyecto político. Es probable que en esos deslices haya influido la circunstancia de que el libro ha sido reeditado varias desde 1985. Y, como en Heráclito, “uno no puede entrar en el mismo río dos veces”, cada vez que Braun se sumergió en este piélago literario, lo hizo sin revisar sus versiones anteriores.

Todo ello me hace pensar que la imagen, las ideas y el recuerdo personal de Jorge Eliécer Gaitán no están agotados ni para la construcción historiográfica ni en la conciencia popular, porque aún no ha salido a la luz pública la gran obra, la historia que se aproxime con la mayor fidelidad a revelar responsabilidades. Que nos diga exactamente quiénes ordenaron la muerte de Gaitán y revele las sórdidas complicidades tejidas para silenciar esa voz mayor de la patria.

En tiempos en que las células madre han abierto espacios prodigiosos a las ciencias biológicas, hay mayores posibilidades para que los investigadores, de brazo con los criminalistas del nuevo derecho, remuevan los obstáculos que en treinta años los investigadores judiciales no quisieron denunciar o que ocultaron deliberadamente desde los gobiernos de derecha, como el del ‘innombrable’ y sus perversos herederos.

Al afirmar que la temática historiográfica sobre Gaitán no está agotada, quiero pensar que es en el método de trabajo político del gaitanismo, en su programa social y democrático, en las complejas redes de sus (supuestos admiradores) adversarios, en el contexto en que transcurrió su vibrante trayectoria como abogado, en la situación internacional de la posguerra y su influjo sobre nuestro país, en las motivaciones de la convocatoria de la Conferencia Panamericana, donde puede estar el hilo de Ariadna que nos conduzca al esclarecimiento del crimen.

Sal de la rutina

Más de Alpher Rojas C.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.