El historiador Charles Bergquist

El historiador Charles Bergquist

Fue un notable intelectual y maestro universitario, un observador inquieto y crítico de la realidad.

16 de septiembre 2020 , 09:25 p. m.

Charles Bergquist fue un notable intelectual y maestro universitario con dilatada trayectoria en el campo de la investigación en ciencias sociales y especialmente en el saber historiográfico. Su trayectoria académica es relevante en el hemisferio occidental, y particularmente en América Latina. Su interés por el desenvolvimiento histórico y social de Colombia no tuvo declinación alguna, fue ciertamente un observador inquieto y crítico de nuestras realidades. Lamentablemente, falleció el pasado 30 de julio en Seattle (EE. UU.)

En homenaje a su vida y obra, el Departamento de Historia de la Universidad Nacional de Colombia realizó, el 25 de agosto, un foro virtual en el que participaron eminentes colegas y amigos personales del historiador norteamericano: Catherine LeGrand, Medófilo Medina, Gonzalo Sánchez, Mauricio Archila y Forrest Hilton. El evento tuvo enorme acogida en cibernautas de Colombia y del exterior, tal era su prestigio científico.

Fue profesor adscrito al Departamento de Historia de Duke University (1972-1988) y de University of Washington (1989-2007), donde se desempeñó como coordinador de Estudios Latinoamericanos y director del Centro de Estudios Laborales. Luego, profesor honorario por la Universidad Nacional de Colombia en 1997 y profesor visitante de la Universidad de los Andes en 2010. Sus principales áreas de trabajo fueron el conflicto armado, la historia laboral comparada y la izquierda en Colombia.

Esta última obra es un trabajo espléndido —desde luego controvertido—, que explora la paradójica historia de la izquierda en Colombia: “Cómo y por qué una de las izquierdas más débiles en Latinoamérica produjo la insurrección más fuerte y duradera del hemisferio en las décadas posteriores a la Revolución cubana”. La paradoja ayuda a esclarecer el fracaso de los varios intentos de llegar a un acuerdo negociado de la confrontación armada, así como el voto negativo en el plebiscito de octubre del 2016.

Bergquist es referido como un colombianista conspicuo entre los especialistas. En su permanente contacto con las universidades formuló inquietantes preocupaciones sobre nuestro destino. El conjunto de su obra, vertida en numerosos ensayos, análisis académicos y una nueva panoplia de categorías analíticas articuladas a su producción bibliográfica, da testimonio de las inquietudes de su espíritu, siempre dispuesto a registrar el sentido de los hechos que dan lugar a la configuración de la trama del acontecer histórico.

Siendo aún estudiante universitario, Charles Bergquist llegó por primera vez a Colombia en 1963 como voluntario de los Cuerpos de Paz, en el marco de la Alianza para el Progreso, que operó en Colombia entre 1961 y 1981. Entonces, emprendió una investigación sobre la llamada Guerra de los Mil Días, uno de los conflictos bipartidistas que azotó con mayor fuerza a Colombia en el lapso finisecular del XIX, trabajo que concluyó convertido en disertación doctoral en 1973 en la Universidad de Washington.

Este estudio se convertiría, de hecho, y después de innumerables revisiones y correcciones, en el cuerpo del texto Coffee and conflict, publicado originalmente en el año 1978. Como señaló el profesor David Bushnell, “obtuvo en seguida una acogida entusiasta por parte de los estudiosos especializados en historia latinoamericana”. Dos años después, los indispensables para efectuar la traducción del inglés y los ajustes de edición, en 1981, el Faes publicó el libro en español que pronto se convirtió en un clásico de la historiografía colombiana. Una segunda edición en Colombia la realizó El Ancora Editores, en 1999.

Cuando en 1978 el libro fue publicado, su autor señalaba “el estado de subdesarrollo” que caracterizaba a la investigación histórica en Colombia, donde —hasta entonces— no existía una tradición seria en el conocimiento histórico y en momentos en que era mínima la atracción que nuestra realidad histórica suscitaba entre los académicos de otros países. Naturalmente, con la fundación y puesta en marcha de departamentos y facultades de historia, este aspecto evolucionó positivamente hacia unos niveles que mejoraron de manera sustancial la calidad del proceso investigativo.

“En este, como en diversos pasajes de su libro —dice en su comentario el profesor Medófilo Medina refiriéndose a Café y Conflicto—, Bergquist aporta valiosos elementos para la sociología y la historia del bipartidismo que aún están en ciernes, aunque ya su prolongada trayectoria como sistema haya terminado”.

De mi parte tengo deudas de gratitud con el maestro Bergquist, no solo por la amistad cálida y generosa que siempre me brindó, por sus enseñanzas y su ejemplo intelectual, sino por la presentación que, conjuntamente con el sociólogo —ya fallecido— Theotonio Dos Santos, hiciera de mi libro Desastre en la ciudad sobre las consecuencias del terremoto en el Eje Cafetero en 1999.

Alpher Rojas Carvajal

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.