¿A quién le sirve el paro?

¿A quién le sirve el paro?

Solo han ganado unos cuantos que intentan generar caos y desorden para producir miedo en
la sociedad.

29 de noviembre 2019 , 08:07 p.m.

La jornada del 21N en Bogotá nos deja un balance sombrío de la cultura ciudadana en nuestra capital. Los recursos públicos fueron dolorosamente violados, y la destrucción masiva del transporte público nos dolió a la mayoría de los bogotanos, que lo hemos ido construyendo con nuestros impuestos de los últimos veinte años, y perjudicó primordialmente a los usuarios que viven más alejados de sus lugares de trabajo.

Somos muchos los colombianos que queremos vivir en una sociedad en la que respetemos la vida, tengamos una mayor igualdad de oportunidades, nos escuchemos con atención y con respeto y así podamos disfrutar de los bienes públicos que hemos logrado construir con el esfuerzo de muchos. En una sociedad donde cada uno de nosotros acepte su responsabilidad y no culpe al otro o al distinto por todo lo que nos ha salido mal.

Los recursos públicos de los bogotanos fueron violados por todos aquellos colombianos que han ejercido autoridad y convocaron las marchas sabiendo que hacia el final de estas podrían presentarse desmanes, sin asumir hoy ninguna responsabilidad por lo que de hecho pasó.

Los violaron los políticos que solo se representan a sí mismos y a unos pocos beneficiarios de sus variados escándalos de corrupción en los que han estado inmersos y, a pesar de ellos, siguen en el Congreso y siguen teniendo eco permanente en los medios de comunicación.

Los violaron los que convocaron a los estudiantes de secundaria de la capital a las marchas, pero siguen criticando el comportamiento de la Policía Nacional, que, en general, dio muestras de contención y educación en derechos humanos cuando se la compara con otras policías de la región.

Los violaron los marchantes, que no quieren aceptar que los espacios públicos son para el disfrute de toda la ciudadanía y que si quieren protestar, sería conveniente y legal pedir permiso a la autoridad competente, y no hacerlo todos los días o cuando se les antoje, impidiendo a la mayoría el derecho al trabajo, a la educación, a la salud y a la movilidad.

Claro que es necesario oír a todos aquellos que marcharon y no se sienten representados por los sindicalistas beneficiarios de los privilegios de un cierto estado de bienestar en una sociedad desigual, ni por los políticos que representan unas minorías beneficiarias del clientelismo y la corrupción, y es necesario exigirles a los pocos políticos sensatos que piensen y se pongan por encima de la complacencia populista de decir lo que la gente quiere oír y conserven algo de su dignidad y su responsabilidad para cuando los demás las hayan perdido por completo. Pero definitivamente debemos oír a los millones de colombianos que no marcharon y votaron en las pasadas elecciones y también quieren construir un país mejor.

Así mismo, tenemos que estar alertas al manejo irresponsable de los medios de comunicación y del uso que se hizo de las redes sociales, llenas de imprecisiones y mentiras que magnificaron el desorden y llenaron de miedo al ciudadano común y corriente que pretendió llegar a su trabajo y volver a su casa después de su jornada laboral.

Pero lo más importante es encontrar unos puntos concretos para ir avanzando en la satisfacción de las peticiones de los manifestantes que no se sienten representados por los partidos políticos ni por los sindicatos que convocaron el paro y expresan su descontento, pero el éxito o fracaso de los acuerdos y las fallas de estos deben ser susceptibles de medición y seguimiento, con metodologías acordadas por las partes.

Muchos hemos perdido en estos días, y solo han ganado unos cuantos que intentan generar caos y desorden para producir miedo en la sociedad con la esperanza de obtener más poder.

http://bogotaconstruccionaldeterioro.blogspot.com

Empodera tu conocimiento

Más de Alicia Eugenia Silva

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.