Secuelas de aquel 19 de abril

Secuelas de aquel 19 de abril

Según protagonistas del FN, el M-19 surgió para hacer respetar el triunfo electoral de Rojas Pinilla

21 de abril 2020 , 05:05 p.m.

Otro domingo 19 de abril –el de 1970– ocurrió uno de los cuatro hechos del siglo XX que cambiaron, y para mal, nuestra historia: la discutida elección de Misael Pastrana como último presidente del Frente Nacional (FN). Y el asesinato de Gaitán en 1948, el exterminio sistemático de la Unión Patriótica y líderes de izquierda como Jaramillo y Pizarro, y el asesinato de Galán, que en 1990 hubiera sido presidente en nombre de un liberalismo unido y vigente.

En 1966 Carlos Lleras, candidato del FN, fue elegido tras larga y meritoria vida pública. Fue un gobierno de grandes transformaciones. En lo económico dispuso el control de cambios por decreto 444 de 1967, curiosamente el mismo número del que acaba de dictar Duque en emergencia económica sobre el manejo de pensiones de entidades regionales.

Impulsó la reforma del 68 y modernizó el Estado. En el Congreso, esa reforma produjo dos hechos accidentales: la renuncia del presidente Lleras, no aceptada por el Senado, y la del ministro de Gobierno Misael Pastrana por el manejo en su trámite y que al ser aceptada –manes del destino– motivó el nombramiento del ‘Tigrillo’ Noriega, quien escribió en un libro que, sin que el alto Gobierno ni el candidato triunfante lo supieran, ese 19 de abril un fraude electoral le arrebató el triunfo a Rojas.

El final del gobierno Lleras se enredó por el auge de la Anapo –fundada por el antiguo dictador juzgado por sus enemigos políticos y absuelto por la CS en 1967– y por el ‘truculento’ debate del controvertido Nacho Vives contra Enrique Peñalosa Camargo y Miguel Fadul, quien luego fue a la cárcel porque López Michelsen le demostró en debate senatorial que había falsificado la firma de los funcionarios.

En ese ambiente y en turno el conservatismo, aspiraron a la nominación oficial Misael Pastrana –entrenado por los Lleras en varios ministerios–, Evaristo Sourdís, de la costa Caribe, y Belisario Betancur. Había ganado Sourdís, pero en hábil maniobra Ospina Pérez hizo repetir la votación y dejó la escogencia a la Dirección Liberal, que, con la excepción del ‘Cofrade’ Palacio Rudas, se inclinó por Pastrana. El país se ‘acostó’ con un ganador –Rojas Pinilla– y amaneció con otro: Pastrana. Varias secuelas dejó ese episodio, tachado de fraude y aún no aclarado plenamente.

Años antes del coronavirus, Carlos Lleras decretó el toque de queda y encerró a los bogotanos el 21 de abril. Por la discusión ante el escaso margen, Pastrana presentó sin éxito un proyecto sobre doble vuelta, luego acogido por la Constituyente. Según muchos de sus protagonistas, como Navarro, para hacer respetar el triunfo electoral de Rojas surgió el M-19 como movimiento nacionalista y no comunista, bajo el lema ‘Con las armas, con el pueblo, con María Eugenia al poder’.

Fue una guerrilla que causó muchos dolores de cabeza a los gobiernos: la toma de pueblos, el asesinato de José Raquel Mercado; la toma de la embajada de República Dominicana, superada políticamente por Turbay, y la del Palacio de Justicia, enfrentada militarmente por Betancur –a quien por cierto apoyó la Anapo–; el secuestro de Álvaro Gómez, con final negociado y uno de los orígenes de la Constitución actual. Después vino el exitoso proceso de paz con Barco.

El M-19 entregó las armas y le apostó con éxito a la política. Sacó un tercio de la Constituyente y la presidió con uno de sus antiguos secuestrados. Luego obtuvo 9 senadores y poco a poco declinó, minimizado en distintos partidos.

Rosemberg Pabón –el ‘comandante ante uno’ de la toma de la embajada– y mi amigo y compañero de estudios Everth Bustamante terminaron en el Centro Democrático y, quién lo creyera: uno de sus comandantes –con Bustamante miembro de la coordinadora nacional de base–, luego de un fugaz paso por Opción Ciudadana de otro de los exmilitantes, Luis Alberto Gil, Carlos Ramón González, quien fue el fundador de la Alianza Verde y sigue siendo uno de sus ideólogos y líderes, hasta el punto de que de él han dependido avales, entre otros, a Peñalosa, Lucho Garzón, Antanas Mockus, Sergio Fajardo y varios mandatarios locales en Bogotá, Cali, Bucaramanga y otras ciudades. Todo por “aquel 19 de abril”.

Y por si faltara otra paradoja, Andrés, el delfín de Pastrana, se la jugó toda por la paz con el despeje del Caguán. Si viviera, ¿qué diría el ‘Tigrillo’ Noriega?

Alfonso Gómez Méndez

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.