Policía Nacional para el siglo XXI

Policía Nacional para el siglo XXI

Fue claro que en el llamado posconflicto, lejos de disminuirla, es importante fortalecer la Policía.

06 de noviembre 2018 , 08:40 p.m.

Está cumpliendo 127 años la Policía Nacional, una entidad que desde su fundación, en el gobierno del presidente Holguín Mallarino, ha estado presente con muchísimas más luces que sombras en los episodios más importantes de nuestra historia en el siglo XX y en lo que va corrido del XXI.

Hoy, esos 180.000 integrantes, de ellos 17.000 mujeres, más de 7.000 afrocolombianos y 800 indígenas, con su dedicación, profesionalismo y sentido de patria, constituyen un pilar insustituible en el mantenimiento del Estado de derecho. Lleva con orgullo el nombre del general Santander, fundador civil de la república. Si bien por los avatares del conflicto tuvo que involucrarse por decisiones gubernamentales en la lucha armada –con una cuota de víctimas de más de 50.000 servidores y sus familias–, ha sido un cuerpo fundamentalmente civil, concebido para la protección de los débiles y de las libertades públicas de los ciudadanos.

Tal vez en sus comienzos se presentó una falla que le hizo mucho daño, cuando los políticos arrastraron la institución en sus controversias y la apartaron de su misión constitucional. Muy pronto, con la llegada del Frente Nacional, se despolitizó, y se aplicaron al ingreso, la permanencia y la desvinculación todas las normas propias de una carrera.

Es preciso hacerle a María Eugenia Rojas el reconocimiento histórico de haber creado la Policía femenina, lo que puso a la entidad a la vanguardia de la integración de la mujer, hoy con una lujosa nómina de oficiales, suboficiales y patrulleras.

Como en toda institución integrada por hombres, ha pasado por momentos difíciles, sobre todo cuando algunos pocos de sus miembros cedieron a las tentaciones del dinero. Pero pronto se produjo la reacción, y la misma Policía se fue encargando de aplicar los correctivos.

Muchísimos policías dieron su vida en la feroz arremetida del narcotráfico contra el Estado. Ahora, cuando tanto se publicita la vida de los narcos, habría que recordar casos heroicos como el de los coroneles Jaime Ramírez y Franklin Quintero, o de los centenares de policías por cuya cabeza pagaba en su época 2 millones de pesos el capo de capos, Pablo Escobar. Y, aun cuando fue un error político haber involucrado en acciones militares a la Policía, ¿cómo olvidar los centenares de oficiales, suboficiales y agentes que caían en lugares remotos con las violentas tomas de las Farc contra pueblos defendidos a veces por 20, 10 o 5 policías que protegían en forma realmente heroica a la población?

La inteligencia de la Policía fue clave en los golpes contra los carteles de la droga y las organizaciones guerrilleras, y sigue adelantando una labor de apoyo a las operaciones militares en contra de las nuevas modalidades de delincuencia organizada.

En materia de investigación criminal, la Policía tiene una larga trayectoria de apoyo a los jueces y fiscales para obtener pruebas judiciales. Si bien el CTI de la Fiscalía se ha venido fortaleciendo con el tiempo, no hay duda de que, por la experiencia acumulada de muchísimos años, la Dijín de la Policía sigue siendo el gran sustento para conseguir las pruebas técnicas frente a todas las modalidades de delincuencia, incluida la informática y financiera. Recientemente, la Dijín ha sido clave, por ejemplo, para desmantelar organizaciones terroristas como la del llamado ‘clan del Golfo’ y es soporte insustituible en algunos de los éxitos de la Fiscalía General de la Nación.

Pero el papel preponderante de la Policía debe ser el mantenimiento de la seguridad y la convivencia ciudadanas, como hoy lo concibe el mando institucional.

Es evidente que, contra lo que pudiera pensarse, los factores que más afectan la paz no están únicamente unidos a la acción guerrillera, sino al narcotráfico, la delincuencia común y la organizada. Por eso fue claro que en el llamado posconflicto, lejos de disminuirla, es importante fortalecer la Policía, tal vez la entidad más cercana a las necesidades de la ciudadanía, como medioambiente, infancia y adolescencia o transporte.

Una gran felicitación para nuestra Policía.

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.