‘La venganza de Analía’ y la política

‘La venganza de Analía’ y la política

Muy diferente a la realidad, al final de la novela no prima la impunidad política. Ganan los buenos.

07 de julio 2020 , 09:25 p.m.

Este encierro voluntario me permitió algo que no hacía desde cuando 'Betty la fea': apasionarme por 'La venganza de Analía', telenovela de 'Caracol' con una sucesión de capítulos divertidos y dramáticos, y a la vez, tal vez sin proponérselo, recreativos de muchas situaciones propias de la política colombiana.

En esencia, mostró el caso de una niña maltratada por sus patrones que, enamorada del hijo de un matrimonio amigo y en cierta forma cómplice, es testigo de la forma como Guillermo León Mejía –magistralmente interpretado por Marlon Moreno– mata a su madre, empleada doméstica.

Pronto sabrá que fue el producto de una violación y que también por eso el desalmado y cuasimafioso ‘político’ pretendió matarla para borrar la huella de sus crímenes. Buscó afanosa la ‘ayuda’ de la abogada Fabiola Contreras, quien antes que ayudarla advirtió a Mejía que su madre lo que se proponía era denunciarlo por paternidad, convirtiéndose así en una ficha más de todo el entramado delictual del ‘político’.

Milagrosamente es acogida por una honesta juez que quiere salvarla. El ambicioso ‘político’ –enterado de cuanto ocurría por boca de Contreras– intenta asesinarlas poniéndoles una bomba en el carro donde van con un investigador.

En este y en todos los otros crímenes de sangre, Mejía utiliza a un antiguo compinche que le debe favores, llamado ‘ingeniero’ en los libretos: un hombre frío, calculador y eficaz para librar al ‘patrón’ de testigos incómodos.

Para evitar que maten a la niña, la juez simula que están muertas y la lleva a México, donde se convierte en Analía Guerrero –interpretada por la exreina y gran actriz Carolina Gómez–, quien triunfa como asesora de campañas políticas. Deja allá de lado un futuro asegurado y vuelve a Colombia para vengar a su madre, atravesándosele al ya candidato presidencial para impedirle que llegue con todas sus trampas a la primera magistratura y más bien pague con cárcel por sus delitos.

Con refinados métodos de espionaje penetra la campaña y se gana la confianza del violador y asesino de su madre, y también su padre. Al final, en vísperas de ser elegido presidente, ella logra conseguir las pruebas de otros casos de violación cometidos por el ‘tartufo’, y además de corrupción, compra de votos, financiación ilegal de campañas, enriquecimiento ilícito, asesinatos, extorsiones y terrorismo. Hechos, situaciones y personajes que parecerían por momentos una radiografía de la política colombiana: intercambio de favores entre políticos y contratistas, traiciones, abusos y violaciones, ocultamiento de delitos por las autoridades, utilización de métodos mafiosos para comprar complicidades o borrar pruebas, galopante impunidad política, matrimonios fingidos, infidelidades, teatralidades y mucho más.
Lo único leal son los amigos que Analía conoció en la calle cuando buscaba esquivar la muerte.

Singular, sí, la familia del Dr. Mejía: una esposa que al principio, por la ambición de ser primera dama, es cómplice de todo para terminar convertida en esclava y asesinada por su propio marido cuando estaba dispuesta a hablar; un hijo alcohólico y drogadicto a quien trata de utilizar políticamente; una hija a quien maltrata por ser lesbiana, pero a la que luego, amenazando a la madre, la incorpora a su campaña para tratar de borrar su real condición de homofóbico; y otra que se le somete, pero luego será usada por sus adversarios.

Para conseguir su noble objetivo, Analía usa todo un aparato de espionaje que implica hacker, chuzadas, seguimientos y aun perfilamientos de los que hoy tanto se habla. Y hay cruce de exesposas. La fiel Dorita, muchacha del pueblo como la inolvidable Paticortica de Don Chinche, consigue enamorar al ‘ingeniero’ sicario y en cierto modo llevarlo a traicionar al candidato.

Distinto a cuanto ocurre en la realidad, al final no prima la impunidad política y el flamante candidato termina enjaulado. Ganan los buenos, y Analía puede unirse a su amor de la niñez, ahora candidato presidencial, Pablo de la Torre. ¡Eso solo pasa en la ficción!

En Colombia, la teoría imperante es la de que si se conoce la verdad, cae el establecimiento.

Alfonso Gómez Méndez

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.