Reyes Echandía y el Palacio de Justicia

Reyes Echandía y el Palacio de Justicia

Sobre el holocausto del Palacio de Justicia, hace 35 años, quedan unas cuantas preguntas incómodas.

03 de noviembre 2020 , 09:25 p. m.

Este viernes 6 se cumplirán 35 años del holocausto del Palacio de Justicia, el hecho violento de mayor gravedad en el siglo XX en Colombia y cuyas consecuencias aún vivimos y recordamos cuando se habla de reformar la justicia.

Por la acción criminal del M-19 y la infortunada reacción de la Fuerza Pública, allí murieron más de 100 personas, entre asaltantes, miembros del Ejército, de la Policía y civiles como los magistrados de la Corte Suprema (CS) Carlos Medellín, Fabio Calderón, Ricardo Medina, Pedro Elías Serrano, Fanny González, Manuel Gaona, Alfonso Patiño, Darío Velásquez, José Eduardo Gnecco y su presidente, Alfonso Reyes Echandía, de quien me ocuparé aquí por haberlo conocido de cerca, y cuyos restos mortales finalmente la Fiscalía entregará a la familia, cuya voz aún resuena, sin respuesta, pidiendo cese del fuego para evitar la hecatombe.

También perecieron dos magistrados auxiliares: del Consejo de Estado, Carlos Urán, de cuyo asesinato por fuerzas oficiales su hija Helena ha publicado un libro estremecedor; y de la presidencia de Reyes Echandía en la CS, Emiro Sandoval, notable criminólogo girardoteño. Su hija Alexandra hace poco fue elegida vicepresidenta de la JEP.

En memoria del doctor Alfonso Reyes Echandía diré que, no obstante ser pariente del maestro Echandía, fue un hombre de origen popular, producto de su propio esfuerzo. Apenas niño de 8 años brilló como declamador hasta su muerte cruel. En su infancia vio y sufrió de cerca la violencia contra el liberalismo. Tuvo que salir de su nativa Chaparral hacia Honda a terminar el bachillerato en colegio oficial, de donde fue expulsado por participar en una huelga.

Habiéndose trasladado a Bogotá buscando continuar sus estudios, se aprestaba a trabajar como obrero raso en El Campín cuando su antiguo profesor en el Tolima lo ‘salvó’ consiguiéndole trabajo en un colegio de Anolaima, donde conoció el amor de su vida, su esposa Sirenia Alvarado.

De allí partió al colegio Guanentá de San Gil, donde simultáneamente se ganaba la vida como profesor de educación física. Por cosas del destino, allí conoció a un joven subteniente –alcalde militar que luego sería el general Delgado Mallarino–, desde entonces su mejor amigo y quien no quiso o no pudo atender sus llamados de horas antes de morir.

Entre aulagas llegó al Externado y bajo la protección del maestro Ricardo Hinestrosa se destacó como el mejor estudiante en la historia de esa universidad ganando la beca Sanín Cano para especializarse en derecho penal en Roma. Al regreso, formó una verdadera escuela de prestigio en la materia.

Modernizó la jurisprudencia como magistrado del Tribunal de Bogotá y de la CS. Para llegar nunca tuvo que ‘lagartear’, ni hacer rondas en la Corporación, ni participar en “concursos” ni contratar las “chicas Águila” en el Congreso. ¡Eran otras épocas! Participó activamente en la redacción de un código penal tipo para Latinoamérica. Promovió el Estado de derecho e integró la Comisión Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos que dirigía Vásquez Carrizosa.

Ni los enardecidos guerrilleros del M-19 ni los miembros de las fuerzas estatales que actuaron sin preservar la vida de los rehenes entrevieron el irreparable daño hecho a la República sacrificando a tantos inocentes, como el gran ciudadano.

Sobre la tragedia misma, y la necesaria verdad que se reclama tras la “confesión” de las Farc, unas cuantas preguntas incómodas: ¿por qué el M-19 decide tomarse el Palacio y por qué en el gobierno de Betancur? ¿Quién ordenó retirar la vigilancia estricta dos días antes, facilitando la acción guerrillera? ¿Por qué siguió la operación después de haber sido descubierta desde el 17 de octubre? ¿Por qué entró el tanque? ¿Por qué no se permitió dialogar con el M-19, si se había hecho antes y se hizo después? ¿Cuántas personas salieron vivas? ¿Qué pasó ese miércoles a las 6 con el aterrizaje del helicóptero? ¿Quién ordenó lavar los cadáveres? ¿Qué fue del expediente por torturas que adelantaba la Sala Penal contra el entonces ministro de Defensa? ¿Se reconstruyó? ¿Qué pasó durante esas horas con el papel del Presidente como comandante supremo de las Fuerzas Militares?

Alfonso Gómez Méndez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.