Secciones
Síguenos en:
La Asesora de Relaciones Exteriores

La Asesora de Relaciones Exteriores

En Colombia, la figura ‘expresidencial’ es demasiado influyente, para bien, o casi siempre para mal.

16 de marzo 2021 , 09:25 p. m.

En Colombia, en razón del excesivo presidencialismo en el que vivimos, la agenda política termina dependiendo de lo que pase o deje de pasar en la Casa de Nariño. Aquí, el primer mandatario no solo es el jefe del Estado, del Gobierno y la suprema autoridad administrativa, sino que también interviene, unas veces de manera directa y otras en forma indirecta, en la integración de los órganos rectores del Poder Judicial.

Como si eso fuera poco, el presidente, a través de proyectos de ley, de la iniciativa exclusiva en temas económicos, de la objeción de las leyes y hasta de reformas constitucionales, acaba asumiendo el papel de colegislador. Como bien lo recordó Ramiro Bejarano en su reciente columna, gracias a la reelección inmediata aprobada en 2004 se acentuaron los poderes nominadores del jefe de Estado en temas claves como el Banco de la República o la cúpula judicial.

Por la vía del clientelismo, el Congreso a veces es percibido como un apéndice del Ejecutivo. Casi que podría acuñarse el aforismo ‘quien nombra legisla’. Pero, más allá de estos fenómenos jurídico políticos, esa concentración presidencial tiene otras manifestaciones. Por ejemplo, todos los magistrados de las altas cortes –hasta los de la JEP– tienen que posesionarse ante el Presidente, así no los nombre.

A quienes alguna vez habitaron el Palacio se los sigue llamando ‘presidentes’, como si nunca hubieran dejado de serlo. En EE. UU. se les vuelve a dar ese título solo cuando mueren. Es decir, cuando entran al escrutinio de la historia. Aquí en Colombia, la figura ‘expresidencial’ es demasiado influyente, para bien, o casi siempre para mal.

Desde 1910, cuando se permitió la reelección presidencial mediata, se dijo que los expresidentes conservaban un círculo de aduladores –o lambones– que los impulsaban a presentarse nuevamente. Tres presidentes buscaron la reelección cuatro o más años después de haber dejado el cargo: López Pumarejo, Lleras Restrepo y López Michelsen. Solo tuvo éxito el primero, aun cuando no alcanzó a terminar su mandato, que culminó su entonces joven designado Alberto Lleras a sus 39 años.

Supuestamente para evitar eso, los constituyentes de 1991 prohibieron para siempre la reelección presidencial. Ya sabemos cómo en el 2004 se cambió esa columna vertebral de la carta política, no solo con el auxilio de la ‘engañada’ Yidis, sino de encopetados personajes que desde entonces pasan de agache.

Como se sabe, el Presidente es el responsable de declarar la guerra, negociar la Paz, y manejar las relaciones exteriores del país. Para eso la ley creó la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, que tiene como funciones asesorar al jefe de Estado en temas como “negociaciones diplomáticas y celebración de tratados públicos; seguridad exterior de la República, límites terrestres y marítimos, espacio aéreo, mar territorial y zona contigua, y plataforma continental...”.

Las reuniones informativas las preside la Canciller y las consultivas, el Presidente. La presencia de los expresidentes, lejos de contribuir a consolidar la tradición de que el manejo de los asuntos exteriores de la nación debe estar por encima de las controversias partidistas, ha servido para que la conviertan en cuadrilátero para resolver sus eternas inquinas.

Casi ningún presidente ha convocado con frecuencia la Comisión Consultiva. Y los expresidentes asisten o no de acuerdo con la cercanía o lejanía al presidente de turno. Como oscilan entre el amor y el odio, no van, por ejemplo, si quien cita es la Canciller y no el Presidente, o si este no es de sus afectos.

Para citar algunos casos, Pastrana no iba con Samper, ni viceversa, ni Uribe con Santos. O para evitar desplantes, simplemente no la convocan. Podría pensarse entonces en modificar la ley para sacar a los expresidentes de la Comisión, o mantenerlos bajo el compromiso notarial, de no usarla para tramitar sus diferencias, rencores, odios o inquinas.

* * * *

Para los lectores, aclaro que por disposición del Presidente hago parte, en compañía de las excancilleres Noemí Sanín y María Consuelo Araújo y del exministro Fernando Cepeda, de la Comisión Asesora de Relaciones exteriores.

Alfonso Gómez Méndez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.