Pasolini

Pasolini

Fue un iconoclasta puro, un artista integral, atormentado, apocalíptico.

19 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Oí su nombre en los remotos cursos de apreciación cinematográfica que realizaba la Cinemateca Distrital. Allí pude ver, de Ingmar Bergman, 'Gritos y susurros'; '8 y medio', de Fellini; 'La naranja mecánica', de Kubrick, y 'Blow Up', de Michelangelo Antonioni, basada en el cuento 'Las babas del diablo', de Julio Cortázar. Eran otros tiempos, cuando el llamado cine arte tenía una mayor resonancia en la sociedad.

Apareció Pier Paolo Pasolini, un extraño director de cine, poeta, católico, marxista y homosexual. Vi el 'Decamerón', inspirada en Boccaccio, donde recreaba sórdidas historias medievales de pasión y sangre. Luego, 'Teorema', que primero escribió como libro y posteriormente llevó a la pantalla. Recuerdo entre brumas a un joven hermoso que seduce a toda una familia burguesa, y la belleza es una aliada inconmensurable del sufrimiento. La experimentación con las pasiones humanas subvertía el orden espiritual. Un mundo pacato y vacío merecía visiones libres y dinamiteras. En 'El evangelio según san Mateo', Susana, su madre, realiza el papel de María, y la visión de Cristo es más de carne y hueso que sobrenatural. La intensidad de sus obsesiones llenaba de vigor y catarsis su arte. Entre la libertad sexual, el sentimiento religioso, la estética y la política, se cocían sus implosiones creativas. Su legado incendiario.

La última película que vi fue 'Saló o los 120 días de Sodoma', basada en 'Los 120 días de Sodoma', del marqués de Sade. El presidente, el duque, el magistrado y el obispo, es decir, el poder, la nobleza, la justicia y la religión, son los protagonistas. Durante la ocupación nazi en Italia se reúnen en un palacio cerca de Marzabotto; entre el deseo y el sadomasoquismo someten a 20 adolescentes. Una bofetada a la hipocresía y doble moral de todos los poderes juntos.

Su muerte fue tan escandalosa como su vida; Pino Pelosi, un joven de 17 años, lo mató en una playa (1975, el Día de Todos los Santos) y le pasó el carro varias veces por encima. Hace unos días Pelosi falleció, y brotó nuevamente la imagen de este genio del siglo XX. Su vida, su martirio. Fue un iconoclasta puro, un híbrido de las fuerzas antagónicas de la modernidad, un artista integral, atormentado, apocalíptico. Unos versos suyos definen su ternura entre tanta barbarie: “Trabajo todo el día como un monje / y por la noche doy vueltas, como un viejo gato /en busca de amor...”.

ALFONSO CARVAJAL

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.