La perra

La perra

Pilar Quintana crea una narración sicológica que nos conmueve y arrastra como las olas del mar.

30 de diciembre 2017 , 12:00 a.m.

'La perra' es una novela sobre la naturaleza humana en medio de la naturaleza hostil, lluviosa, cambiante, de un poblado en el Pacífico colombiano. Está construida sobre la vida de una mujer, Damaris, donde asistimos a sus deseos, miserias y pequeños triunfos. Pilar Quintana logra crear una narración sicológica que nos conmueve y arrastra como las olas del mar, y la vida parece un sueño, un sueño cada vez más irrealizable. Un mundo sin Dios, solo movido por el ritmo caótico del universo.

El universo de la selva con sus silencios, con sus grandes explosiones herméticas: “El calor era baboso, lo sentía pegado en su piel como si fuera lama, y le parecía que la bulla de las ranas y los grillos, insoportable como la música en la discoteca del pueblo, no estaba en la selva sino dentro de su cabeza”.

Luego de la imposibilidad de tener hijos, Damaris va perdiendo el intersticio de la vida. Algún día que Rogelio va a comprar un equipo de sonido para sortear la carencia, la mujer estalla en llanto: “Yo no quiero un equipo de sonido, yo quiero un bebé”. A partir de allí la fuerza de la naturaleza predomina sobre la del ser humano.

La autora logra un espejo, donde las dos vidas cada día se bifurcan más, entre las desgracias y sinsabores de cada una.

Un recuerdo de infancia ahondará su tristeza, Nicolasito, un niño que muere ahogado en un acantilado será una raya de culpa ad infinitum. En los vaivenes del tiempo aparece la perra, una pequeña criatura que adopta por azar. Damaris la mima, la calienta entre sus “tetas blandas y generosas”: son una sola sombra, pero la relación se fracciona y cuando crece se vuelve resabiada y en su primer parto abandona a los críos.

La relación entre Damaris y la perra se vuelve de amores y odios. La autora logra un espejo, donde las dos vidas cada día se bifurcan más, entre las desgracias y sinsabores de cada una. La naturaleza es la piel del lenguaje: “Y se quedó escuchando la lluvia, un runrún continuo que parecía gente rezando en un velorio”. La perra no es un artificio, es una compañía, que acrecienta la fatalidad y la incomunicación.

Es una nouvelle redonda, no le sobra ni le falta, una inequívoca señal de síntesis e intensidad. Una vida común llevada a sus abismos más pronunciados. El final es abierto y electrizante. Y la literatura, en últimas, explora eso: los pasadizos misteriosos que nos habitan y la lección de que el número de páginas, estirar la prosa, no determina la riqueza interior de una novela.

ALFONSO CARVAJAL

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.