‘El beso de Dick’ (1)

‘El beso de Dick’ (1)

Cada lector asume a su manera esta novela, de dos hombres enamorados, desde su orilla individual.

20 de enero 2021 , 09:25 p. m.

El beso de Dick es una novela de iniciación de Fernando Molano Vargas (1961-1998); más allá de rastrear el amor adolescente, recordemos la pasión de los jóvenes Romeo y Julieta o del triste Werther, es el relato íntimo de los enamorados, en este caso de Felipe y Leonardo. El beso de Dick ganó el premio de la Cámara de Comercio de Medellín en 1992, cuando el tema gay era más hermético. En primera persona, con ardentía e inocencia, Felipe bucea en los terrenos del amor con los adjetivos del que está enamorado: “¿A usted le gustan los hombres?”, le pregunta Leonardo. “A mí me gusta es usted”, le responde. El amor no obedece a un género específico, es algo que brota del corazón, un deseo individual, pues la convención lo desnaturaliza. “¿Cómo hace uno para sacarse el amor del cuerpo si uno está enamorado?” o “Yo quisiera decirle a mi amigo que lo amo, pero solo me salen besos”. Igual a la poesía es la emoción que habla.

Cuando se hace público es un desastre, la psicóloga del colegio le argumenta que está confuso y el padre provoca una calamidad doméstica, pues Felipe ¡se da besos con Leonardo, qué horror!, pero Felipe sigue impermeable con su pasión; el amor de Felipe es inocente, pero la novela de Molano Vargas no: las descripciones, los sencillos y memorables diálogos que intercala con el monólogo interior del narrador, los espacios de reflexión de libertad que abre hacen parte de un minucioso cronograma literario.

La muerte asoma en sus divagaciones; a los muertos nadie los quiere, dice, porque se entierran, pero no como los tesoros, sino para olvidarlos. O sobre Dios; cuando está haciendo el amor con Leonardo, siente que los mira desde arriba: “Como un espejo en el techo. Pero Leonardo me abraza. Así no se siente miedo”. Dios es un cómplice silencioso. Este carácter lúdico le quita el dramatismo y le da su valor en sí mismo. Felipe quiere hacer una película de una joven y un joven enamorados, que al final termina en tragedia, entonces le dice a Leonardo que si mejor cuenta la historia de dos muchachos enamorados, Leonardo le responde que sería una historia de “maricas y no de amor”, lo uno y lo otro, pero aquí prevalece sin tabúes. La riqueza de la novela está en este detalle, cada lector a su manera asume el texto desde su orilla individual. Molano murió de sida, y su novela hay que desenterrarla como un tesoro de amor.

Alfonso Carvajal

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.