Venezuela: el momento es ahora…

Venezuela: el momento es ahora…

Dejar la vacilación y avanzar es tarea de una nación que no puede quedarse de brazos cruzados.

18 de octubre 2019 , 07:00 p.m.

El momento es ahora. Se acabó tanto dislate en claro beneficio de la dictadura existente, escuchamos tanta complicidad disfrazada de negociado –con este oprobioso régimen– que dejarlos que sigan avanzando en su empeño de clausurar la histórica oportunidad de salir de esto: es sencillamente una traición.

Mientras en la trastienda se llega a componendas infames que desfavorecen al hidalgo pueblo venezolano, la realidad popular es de una verdadera hecatombe para quienes carecen de lo indispensable. Vivimos un suplicio desconocido para nosotros, cada día nos adentramos en una nueva cámara de los horrores. Es infrahumana la crisis que nos lleva más allá de la miseria, han pulverizado no solo los salarios, sino también la vida misma.

Con estoicismo resistimos mientras recibimos los violentos embates del hambre. Un país con una espada infamante que pende de su cabeza republicana. El desbarajuste general tiene como víctima al ciudadano que parece atrapado en una telaraña difícil de romper. La estrategia totalitaria es pulverizarnos hasta hacernos un fiel retrato de la miseria, de esta forma depende un Estado opresor que reparte migajas a discrecionalidad. Eso lo estamos viviendo en la actualidad, pero solo es la punta del iceberg de un proceso que sigue su curso hasta la destrucción absoluta.

Más de dieciocho mil empresas venezolanas exhiben oxidados candados de cierre

Lo que prosigue son etapas de mayor dolor para este estoico pueblo. Duras lecciones que dará una crisis en vertiginosa embestida. Quienes se han llenado pulverizando a la nación no tienen inconvenientes, son los dueños de una prosperidad que resiste esta coyuntura. Ellos representan los nuevos ricos con ínfulas de grandiosidad, su alma es la típica del resentido social que odia a quienes hicieron fortuna de manera lícita. Por ello persiguen la iniciativa privada hasta ahorcarla. Más de dieciocho mil empresas venezolanas exhiben oxidados candados de cierre, la soledad es manifiesta en emporios en donde reinaba la prosperidad, acá solo progresa lo ilícito.

La demostración de la decadencia es el sello de un proceso fraudulento que nos conduce por el despeñadero. Sin embargo, han logrado encontrarse con algunos cómplices. Es sorprendente que un régimen con los mayores índices de impopularidad tenga algunos factores dizque opositores que anhelan salvarle la vida. Las concesiones que se hacen con las tiranías terminan siendo un bumerán que destruye a quien actúa en confabulación.

Llegó la hora del despertar. La lucha por la libertad no espera, dejar la vacilación y avanzar es tarea de una nación que no puede quedarse de brazos cruzados.

alexandercambero@hotmail.com @alecambero

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.