Secciones
Síguenos en:
La patria del dolor profundo

La patria del dolor profundo

Las estadísticas reflejan la decadencia de la nación. El fracaso revolucionario es indiscutible.

12 de octubre 2021 , 08:00 p. m.

Sobre un desfiladero caminamos. Un torcido sendero que construyó la tiranía cuando tomó aposento de la realidad nacional, es como la falta de oxígeno en un elevador, que se detuvo al cortarse la energía eléctrica.

(Lea además: Venezuela, en garras de la miseria)

Esos instantes llenos de tensión se asemejan a la patria que perdió el rumbo cuando acompañó esta locura. Muchas veces los pueblos cometen el craso error de guillotinarse. Con tanta insensatez se han mutilado en muchas oportunidades, esa suerte que marca el darle poder al cretinismo, luego la ilusión se evapora y reaparece la naufragio.

La actual realidad es un cuadro dantesco. Uno siente que el país es un detestable cuadro de angustias. En Venezuela sobrevivimos cabalgando sobre una crisis sin precedentes. Un régimen con el fuete anticonstitucional en la cintura reparte desgracias por doquier. Su método es intimidar hasta ir liquidando cualquier espacio democrático.

La nación que tenemos se retuerce en enormes dificultades que se multiplican a diario. La revolución destrozó el prevenir imponiéndonos un modelo que ha probado ser ineficaz. La crisis nacional parece profundizarse en la medida que pasan las semanas.
El gobierno de Nicolás Maduro vive de remiendos, de tapar grietas con exultantes mezclillas populistas para ganar tiempo, ir corriendo la arruga hasta llegar a las aguas de su quietud. Una maquinaria gubernamental corrompida e incapaz, pero con la habilidad de saber manipular con el hambre del pueblo. Es allí en donde se crece al no tener escrúpulos para imponer su maldad. Hemos padecido dos décadas de desgracia absoluta, un comienzo frenético de un encantador de serpientes que traiga consigo la ponzoña de la venganza.

En la peregrina idea de Hugo Chávez estaba en liquidar la democracia para imponer el totalitarismo. El testigo ensangrentado lo tomó Nicolás Maduro para proseguir con la tarea de destruir a Venezuela. Las estadísticas reflejan la decadencia de la nación en todos los órdenes. El fracaso revolucionario es indiscutible. Su gestión es como un esqueleto sin un hueso sano, la podredumbre de la administración oficialista es pródiga en episodios nefastos. Hablamos de un gobierno aliado del terrorismo internacional. Su vinculación con grupos al margen de la ley pocos la niegan. Somos rehenes se la peor de las experiencias.

ALEXÁNDER CAMBERO
alexandercambero@hotmail.com
Twitter @alecambero

(Lea todas las columnas de Alexánder Cambero en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.