Incertidumbre vs. confianza

Incertidumbre vs. confianza

El proyecto de desarrollo económico del régimen venezolano es generador de pobreza por doquier.

29 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

El paisaje del país es sombrío. Las medidas gubernamentales solo siguen creando una escalofriante incertidumbre. Es imposible que un gobierno que convirtió la economía del país en un manicomio pueda lograr la confianza necesaria para convocar a todos los actores de la nación a que obren como garantes de un cambio efectivo. No se trata de quitarle ceros a una moneda, lo primordial es asumir políticas que reactiven el aparato productivo, resguarden al empresario y sus relaciones de trabajo, y adelantar una amplia consulta al sector de los trabajadores para, de manera tripartita, ir construyendo acuerdos que garanticen una economía con plenas libertades de movimiento.

Lo que el régimen plantea es una serie de medidas que no atacan la raíz del problema: su proyecto arcaico de desarrollo económico es generador de pobreza por doquier. La falta de una política económica cónsona con la realidad de la contemporaneidad generará frustraciones cada día más crecientes, esos esfuerzos espasmódicos por ocultar la crisis sobre la base de tímidas medidas terminarán haciendo más miserables a los venezolanos. Son políticas inflacionarias que levantaran una tasa especulativa aún mayor que la actual.

Los precios fluctuaran de manera increíble, lo que hará imposible que las capas más bajas de la sociedad puedan tener para comer. En la economía tienen que existir reglas claras. Un gobierno arrastrado por sus iniquidades financieras quiere anclar nuestro futuro en una moneda que no existe. Así no se construye confianza; por el contrario, la demagogia corporativa, la manipulación, la ‘filantropía fotográfica’ destruyen este activo generando en el mediano plazo mayores presiones y escrutinio público sobre las políticas gubernamentales que creen que pueden actuar aisladas de la sociedad o crear valor de forma unilateral. Veamos el panorama regional para entender de lo que carecemos.

¿En quién confiar? Los empresarios tienen que profundizar en crear escenarios de interacción con sus grupos de interés y, a través de estos, construir confianza.

La confianza es cada vez más un activo fundamental de la economía. Y se traduce en lo que Bernardo Kliksberg llamó capital social, una variable que mide la colaboración social entre los diferentes grupos de un colectivo humano. Si la confianza puede definirse como una hipótesis sobre la conducta futura del otro, se supone que si esa conducta es contraria a mis valores, a mis expectativas, a mis intereses, entre otros aspectos, yo actuaré para detenerla. De allí que la comunicación corporativa juega un rol tan fundamental en las políticas gubernamentales, ya que es un proceso de constante diálogo para alinear el desempeño corporativo a las expectativas sociales. Si usted analiza los resultados del Latinobarómetro, podrá concluir que uno de los mayores problemas de nuestra sociedad es la ruptura del tejido social y, por ende, los vacíos de confianza entre los actores sociales, con los peligros que esto representa.

Por ejemplo, la Iglesia es la única institución en Latinoamérica que goza de más del 50 por ciento de la confianza de los ciudadanos, y en los últimos años esta viene deteriorándose. Los medios de comunicación promedian el 47 por ciento. Los gobiernos y los empresarios casi se dan la mano con el 40 por ciento (en algunos países de la región se ubican por debajo del 30 por ciento) y los partidos políticos parecen ser solo avalados por las familias de los candidatos de turno, pues apenas alcanzan un 22 por ciento.

Entonces, ¿en quién confiar? Los empresarios tienen que profundizar en crear escenarios de interacción con sus grupos de interés y, a través de estos, construir confianza. Por ejemplo, un gobierno como el de Nicolás Maduro, que no cuenta con la confianza de la comunidad que lo rodea, tendrá inminentes problemas de viabilidad; por lo tanto, la responsabilidad social no se trata solo de una donación, se trata de una interacción permanente donde se verifique lo que Michael Porter denomina valor compartido.

La confianza es un activo complejo y frágil, difícil de desarrollar, pero fácil de perder. No se puede comprar, tampoco se decreta por un comité ni se puede negociar en el mercado. Hay que construirlo en el tiempo. Una frase de Francis Fukuyama describe claramente este asunto. “La confianza es un valor económico amplio y la única y penetrante característica cultural que condiciona el bienestar de una nación y su capacidad para competir”.

ALEXANDER CAMBERO
alexandercambero@hotmail.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.