Maradona, con virtudes y defectos

Maradona, con virtudes y defectos

Con su partida queda la sensación de que el balón jamás tendrá una caricia similar.

27 de noviembre 2020 , 10:22 p. m.

Los ídolos siempre serán parte de la vida. Son los escogidos los que logran que su existencia adquiera la categoría de perpetuidad. Las imágenes de sus gestas gloriosas correrán entre ríos de voces, en aquellas palabras que harán metástasis con el recuerdo.

Con la partida de Diego Maradona queda la sensación de que el balón jamás tendrá una caricia similar. Esa forma única de hacerla sinfonía, arte y esencia propia de un magnífico teatro con una obra monumental. El más humano de los inmortales. Cada uno está compuesto de virtudes y errores. Jamás observamos un mejor jugador.

Mi edad no me permitió disfrutar lo mejor de Pelé, apenas unas fugaces imágenes de un viejo jugador con algunos mágicos chispazos en el Cosmos de Nueva York. Menos a Alfredo Di Stefano como saeta haciendo del Real Madrid una delicia para la retina. Tampoco la máquina de River. Solo en los cromosomas del pasado podría encontrarme con el Uruguay extraordinario de los principios de la alegría futbolera.

Así que no se trata de compararlo con nadie, él tocó el cielo deportivo hasta colocar su nombre en el mito. La leyenda crujió entre los abismos de un universo avasallante. Diego Armando Maradona fue un verdadero fenómeno. Se lleva la gloria de una zurda excepcional, un mago que nos llenó con su arte. Nos quedamos con sus goles inolvidables.

Me quedo con el genio, sus yerros no forman parte de estas palabras, jamás observamos un futbolista de esa magnitud. El arte en estado puro. Una caricia de la zurda mágica con el balón embelesado por el talento.

Maradona hizo el más hermoso gol de todos los mundiales, la gesta heroica frente a los británicos, los ingleses desperdigados ante aquel torrente de ingenio bajo el fuego del templo azteca. Fue su particular venganza frente al grosero episodio de unas islas Malvinas, arrebatadas desde 1933 al pueblo argentino. Aquella humillación fue contrarrestada en una cancha donde les demostró, con un gol idílico, que nunca se borrará de los anales de la historia.

Alexánder Cambero
alexandercambero@hotmail.com
Twitter: @alecambero

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.