Aquellas fronteras que inventan los políticos

Aquellas fronteras que inventan los políticos

Los ciudadanos desconfían, creen que de a poco les van quitando sus libertades y por ello protestan.

07 de agosto 2019 , 10:02 p.m.

Días atrás finalizó la Copa del Rey en el Real Club Náutico de Palma, en Mallorca, con el mar tan ancho que se antoja infinito, quedando claro que las fronteras no existen en la naturaleza, las inventan los políticos. En esta ocasión, además de eximios deportistas que compiten para superarse y ayudar a sus compañeros, participaron dos reyes, Felipe de España y Harald de Noruega, pero guardias había pocos, notoriamente menos que los que suelen rodear a los políticos ya que, sin dudas, gran daño hacen y, por ello, más miedo tienen de ser agredidos.

Las manifestaciones y huelgas en Hong Kong van creciendo, muchas veces perjudicando a ciudadanos comunes y pasajeros internacionales, y eso no está bien, pero es comprensible el mal humor de los ciudadanos. Cuando China recuperó la soberanía de esta ciudad en 1997 fue revelador lo que se vio por TV: el ejército chino entró pacíficamente, pero, literalmente, invadió al fin.

Es que los Estados modernos son eso, territorios donde un grupo de políticos, elegidos o no, ejercen el monopolio de la violencia, es decir, ocupan con sus fuerzas armadas y no permiten que nadie ose desafiar —sus ‘leyes’— esa ocupación que marcan con fronteras. Unos imponen menos cargas a sus súbditos, como los británicos cuando ocupaban Hong Kong, y otros mucho más, como lo hace Pekín, que se comprometió a mantener hasta 2047 las estructuras establecidas por los británicos.

Pero ahora, los ciudadanos desconfían, creen que de a poco les van quitando sus libertades y por ello protestan. En opinión de los poderosos grupos prodemocráticos de Hong Kong, entre otras cosas, Pekín intentaba imponer una ley de extradición para amordazar a críticos y disidentes del régimen comunista chino.

Pero también los ‘capitalistas’ tienen fronteras. Menos de cinco kilómetros al sur del centro comercial Cielo Vista, donde un joven asesinó a 20 personas por odio racial hacia los latinos, los políticos levantaron un muro separando Ciudad Juárez, en México, y El Paso, en Texas, dos ciudades que se entremezclan naturalmente cada día. Por esta frontera cruzan a diario 22.000 personas para pasear, trabajar o ir de compras, incluso, entre 600 y 1.000 niños cruzan para ir al colegio cada día.

Ambas ciudades comparten muchas cosas, por ejemplo, la misma fuente de extracción de agua, pero tienen realidades diferentes. El Paso es una de las ciudades más seguras de EE.

UU., y Ciudad Juárez es la quinta ciudad más peligrosa del mundo, en buena medida debido a los inmigrantes allí varados porque los políticos de EE. UU. —ahora con la colaboración de los mexicanos— les impiden el paso.

México es uno de los países que han sido blanco de los insultos de Trump, a tal punto que varios lo han acusado de alimentar el odio racista. Opina Alberto Priego, en ‘El Mundo’ de Madrid, que “cuando parecía olvidarse del terrorismo islamista, Occidente sufre el auge de los ataques de ideología de extrema derecha… Cherkizovsky, Utoya, Christchurch, Poway, El Paso o Dayton” son algunos de los que han sufrido ataques de supremacistas o de extrema derecha. Y muchos de estos atacantes, entre otras cosas, tenían una característica, eran asiduos usuarios de videojuegos bélicos en los que se ensalza a los ‘héroes’ violentos que, en muchos casos, defienden la ‘patria’ a la que confunden, porque ya no es la ‘tierra de los padres’ sino ese territorio, con fronteras, militarmente ocupado y usufructuado por los políticos.

ALEJANDRO A. TAGLIAVINI
Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California
En Twitter: @alextagliavini
www.alejandrotagliavini.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.